29

4.7K 589 190

Me quedé en silencio completamente en shock. Todo lo que tenía en mi mente se esfumó y ahora me hallaba en blanco. Mi cabeza trataba de procesar las palabras de Jungkook pero simplemente no podía digerirlas. Un nerviosismo típico de la situación sacudió mis huesos y me sentí tonta al decirle antes que era mi mejor amigo.

Eso era enviarlo a la friendzone.

Jeon todavía tenía su mano en mi mejilla. El juego se había detenido y noté que justo estábamos en la cima, en lo más alto. Debía contestarle algo, pero las palabras no salían de mi boca.

Jungkook al notar que estaba en total petrificación, sacó su mano y entonces miró hacia al frente, soltando una risa nasal.

—Dara, dime aunque sea hola— suplicó.

—Hola— respondí por antonomasia. Él me miró con una cara de ¿En serio? Y yo me encogí de hombros— Jungkook, yo...

—Ya sé lo que vas a decir— me interrumpió. ¿No quería que le dijera algo?— Eres mi amigo y te quiero como tal. No podría verte como otra cosa— hizo una pausa y suspiró— Me gusta Yoongi, lo siento mucho.

Sus palabras me dejaron peor que su confesión. Una explosión cerebral me dio especialmente al escuchar lo último.

—¿D-disculpa? — pregunté tartamudeando— Jeon yo...— él volvió a interrumpirme.

—¿Crees que no me había dado cuenta? Dara, estoy todo el puto día pendiente de ti. Y ahora que Yoongi se ha incluido a nosotros me di cuenta como lo miras. Completamente diferente a mí.

El juego avanzó otra vez y yo todavía no tenía las palabras exactas para responderle. Jamás pensé que no corresponder el sentimiento fuese tan horrible. Me sentía angustiada por Jungkook y a la vez incómoda.

La rueda de la fortuna llegó al final de su recorrido y Jungkook y yo bajamos.

En un silencio notablemente tenso, comenzamos a caminar regreso a nuestra casa. Jeon miraba hacia el piso en todo momento mientras yo jugaba con el borde de mi sweater negro.

—Jungkook— lo llamé. Él se giró a mirarme y no me sonreía. No verlo mostrarme sus dientes de conejo era deprimente— Lo siento mucho— fue lo único que se me ocurrió— No esperaba... esto.

—Dara— nos hizo parar al medio de la calle. El castaño se posicionó delante de mí y con delicadeza posó sus manos en mis hombros— Lamento que te haya puesto incómoda, solo... quería decírtelo ¿Sabes? — una sonrisa ladina apareció en su rostro— He querido decírtelo hace tiempo. Siempre que te veo me siento un estúpido, enamorado— hizo una pausa y dejó caer sus brazos a su costado— Y sé que no soy correspondido, lo entiendo. Además, ese día los vi Dara, cuando me golpeaste con la puerta— soltó una pequeña risa irónica— Él jamás es así con las chicas. Pero tú, eres una perfecta excepción a todas las reglas.

Lo único que podía hacer era mirarlo y sentirme horrible. Jamás en mi vida querría dañar a Jungkook de esta forma y lo estaba haciendo.

—Dame tiempo, ¿Si? —soltó de pronto— Necesito... sanar un corazón roto.

—¿Por qué dices eso? Me haces sentir peor.

—Lo que menos quería era que esto pasara. Pero fue inevitable ¿no crees? Apareciste tan linda ese día en mi casa que me daba miedo hablar contigo y cagarla y que jamás pudiéramos hacernos tan cercanos— Jungkook suspiró— Y cada vez que te veía lo único que quería era verte sonreír. Llámame cursi o lo que quieras, pero produces muchas cosas en mí y ya no las quiero esconder, incluso si he sido rechazado.

The Mixtape ➺ Min Yoongi¡Lee esta historia GRATIS!