Lu Minseok siempre fue una persona curiosa, le gustaba explorar, averiguar cosas nuevas.

La curiosidad mató al gato, es lo que su hermano mayor Lu Han, le repetía.

Pero Seok no le temía a la muerte, siempre le ha gustado la adrenalina, Minseok se considera una persona que vive al límite.

No fue hasta la pubertad que Minseok conoció la palabra "sexo".

Sonaba excitante, pensaba el pelinegro.

Cuando le preguntó a sus padres, estos lo miraron aterrados, cómo si acabara de decirle que había matado a una persona, en su familia siempre fueron conservadores, así que hablar de sexo a un "bebé" de catorce años no era lo correcto.

Minseok se fue indignado y sin respuestas hasta el cuarto de su hermano mayor -de en ese tiempo 16 años-.

Con la curiosidad a flor de piel repitió la misma pregunta que le hiso a sus padres "¿Qué es el sexo, hyung?".

Lu Han tampoco lo tomó tan bien, pero a diferencia de sus padres el muchacho se tomó la molestia de explicarle al menor. Con la mejillas sonrojadas mientras veía los grandes ojos de Minseok explicaba todo lo que sabía del tema, por que Lu Han era virgen y nunca había tenido novia, era normal avergonzarse ¿no?.

Minseok era inocente, a pesar de la edad que tenía. Y eso era lo que más le gustaba Lu Han de su adorable hermanito.

—Hyung, ¿Haz tenido sexo?.— murmuró el curioso Seok que al igual que el mayor tenía las mejillas sonrojadas.

—No, Minseok.— Lu Han respondió sin atreverse a mirarlo a los ojos.

—Tú dijiste que eso lo tienen las personas que se aman.— Minseok se detuvo.— Yo te amo Hyung ¿Deberíamos tener sexo?

Y a Lu Han se le puso la cara de mil y un colores, a veces la inocencia de Minseok no era tan buena.

—No, Minseok, los hermanos no tienen sexo.

Le costó responder, por que Lu Han llevaba un buen tiempo amando a su menor de una manera extraña, que ni el entendía, pero se calmaba cuando se repetía que solo era una etapa de la adolescencia, que después de un tiempo sus sentimientos se esfumarían.

—¿Por qué no Han?.—Sus ojos reflejaban curiosidad.

—Por que está mal para el mundo, es asqueroso, abominable, algo que no debe existir.....algo prohibido.— susurró lo último.

El menor no volvió a preguntar y con calma se retiró del cuarto.

Desde aquel día Minseok comenzó a averiguar más del tema, encontrándose con páginas no aptas para su edad, pero como cualquier adolescente puberto terminó viendo muchos vídeos de eso, como le había apodado su hermano.

Dentro de sus múltiples búsquedas encontró una palabra que le llamó la atención "incesto", era lo que su hermano le había comentado y que era prohibido.

Pero lo prohibido atrae, excita, enamora.

Cuando Minseok cumplió los 15 años empezaron las erecciones matutinas, algo placentero y vergonzoso para el pelinegro. Su cuerpo cambiaba al igual que su curiosidad, ya no se preguntaba cosas como:

¿Por qué el cielo es azul? ¿Existe el hada de los dientes? ¿Santa claus es real?

Su curiosidad iba más allá, más prohibida.

Cuando Minseok comenzó a ver porno, veía vídeos donde un tipo se follaba a una tipa rubia llena de cirugías, al principio le parecía divertido, pero con el tiempo lo encontró irritante.

TENTACIÓN 【Lumin / XiuHan】[EDITANDO]¡Lee esta historia GRATIS!