Prólogo

176K 5.6K 135

—¡Sorpresa!

Mi madre extiende su mano izquierda sobre la mesa y me muestra el anillo dorado que cubre su dedo anular. Parpadeo varias veces para comprobar que lo que estoy viendo es cierto, que no estoy soñando.

—¡Will me ha pedido matrimonio y le he dicho que sí! —dice mirando el anillo por millonésima vez desde que ha entrado en la cocina—. ¿Qué te parece la noticia?

Sé que está esperando una respuesta de mi parte pero ahora mismo no tengo palabras para describir lo que siento. Intento decirle que me alegro mucho por ella y que vamos a ser una familia feliz, pero le estaría mintiendo, ya que no es lo que pienso de verdad.

Desde el día que Will y Dylan se presentaron en nuestra puerta supe que algo iba a cambiar. Han pasado dos años desde entonces y su relación ha llegado más lejos de lo que pensaba. No tengo ningún problema con Will ya que hace feliz a mi madre, el problema es su hijo.

Dylan y yo tenemos un pasado. Estuvimos saliendo antes de que nuestros padres se conocieran. Mi madre sabe cuánto he sufrido por él pero eso no la frenó a la hora de salir con el padre de mi ex novio. Y por lo que veo tampoco le ha supuesto un problema para comprometerse con él.

—Cariño, ¿estás bien? —se acerca a mí y aprieta mi mano haciéndome volver en mí.

—Me alegro mucho por ti mamá, es una gran noticia.

—¿Sí, verdad? Después de tu padre nunca pensé que encontraría a alguien que me quisiera tanto como él —dice con una sonrisa en los labios—. Tengo que pedirte un favor.

—Dime.

—Sé que tienes exámenes finales dentro de poco pero esta noche necesito que me acompañes a casa de Will, vamos a darle la noticia a Dylan.

Esa noche fuimos su casa y cenamos todos juntos. Cuando le contaron la noticia a Dylan se quedo igual de serio que yo, pero al menos yo intenté disimularlo.

Pasaron las semanas y los preparativos de la boda volvieron loca a mi madre, no vivía para otra cosa. Terminé aceptando el hecho de que mi madre se iba a casar, pero sigo sin hacerme a la idea de que voy a vivir con el chico que me rompió el corazón.

Cuando Dylan y yo terminamos pensé que ya no tendría que toparme con él en otro lugar que no fuera el instituto, pero después del compromiso de nuestros padres eso cambió totalmente. 

No temas al amor | Próximamente En Físico¡Lee esta historia GRATIS!