Capítulo XX "Austin"

2.9K 240 121


—¿Quién eres? -dije sorprendida.

—Austin...-sonrió- ¿Tu eres Ash?

Era un chico alto, rubio con ojos verdeazules. Parecía modelo por la forma en la que vestía y el cuerpo tan marcado.

—Ehm sí, ¿y cómo es que tienes las llaves de mi piso?

—Tu madre me las dió- sonrió.

—¿Cómo es que conoces a su madre?- dijo Ethan mirandolo fijamente. Estaba apoyado en la puerta y de brazos cruzados.

El chico rubio le miró extraño y después a mí.

—Tu madre no me dijo nada de que tenias novio. -miró con mala cara a Ethan.

—Pues sí, sí lo tiene- dijo Ethan y me besó. Fue andando directamente hacia el chico y le dijo que cómo conocía a mi madre. El chico no respondió - oye, responde- dijo esta vez empujandole.

Austin dijo que no podía decirlo. Ethan se ofuscó y empezó a darle empujones mientras le preguntaba. Intenté separarle y calmarle porque se pusó muy histérico.

—Así que son novios- dijo Austin riendo.

Miré a Ethan preocupada. Él conocía a mi madre y podría decirle que yo tenía novio ,y ella descubriría que es Ethan. ¡Eso no puede pasar!

—Bueno, gracias por la visita. Hasta luego- dije mientras le daba una vuelta a Austin.

—Estas echando a tu hermano- cerré la puerta, cuando la abrí ya no estaba. ¿Mi hermano? Si soy hija única. Qué extraño.


—A lo mejor lo ha adoptado tu madre- dijo sentado en el sofá y riendose. -llamalá.

Cogí el móvil y marqué el número de mi madre. Ella me dijo que era el hijo de su novio, se llamaba Austin y que tenía 20 años. Mi madre estuvo saliendo con un hombre desde hace 1 año pero nunca me dijo que el novio tiene un hijo. Dijo de ir a cenar esta noche con ellos, que también llevara a Ethan.

Cuando se lo dije a Ehan se puso muy nervioso. Me dijo que le ayudará a elegir ropa elegante para cenar. Y yo me reía a carcajadas.



—Amor, abrochame el vestido- le dije a Ethan que estaba peinandose. Llevaba un vestido verde caqui pegado, con tacones marrones. Tengo mala fama con los tacones por lo que me pasó hace un año cuando estaba con Ethan. Me maquillé y me puse un abrigo. Listos para salir.

Eran las 22:00 y mi madre nos estaba reclamando para que fueramos ya pero ya de ya.

Ethan llamó a un taxi porque el coche lo tenía en Miami. Y fuimos a la casa de mi madre donde estaría su novio e hijo.

Llamé a la puerta y bam, adivinad quién abrió.

—Wow, que cuerpazo tienes hermana..- dijo mirando de arriba a bajo. Ethan me abrazó por detrás.

—Eso lo sé de sobra. -dijo Ethan mirando con mala cara a Austin. Tenian mal augurio estos dos.

Cuando saludamos a mi madre y a su novio entramos y nos sentamos para cenar.

—Entonces tu madre no sabía que tenías novio- dijo Austin con mirada perversa.

—¿Cómo? ¿Hija desde cuando?. - me miró mi madre con ojos de plato. Sentí un cosquilleó en la barriga, mis manos estaban sudando, miré a Ethan y estaba nervioso.

—Ah mamá eso..- me sentía muy incómoda, no sabía que inventarme.

—Yo se lo digo, es E-  cuando lo iba a decir le tiré un trozo de pan a la cara de Austin.

—¡Ashley qué te pasa!- dijo mi madre enfadada. Austin se reía y no sé el qué le producía tanta gracia.

—Mamá después te lo digo yo, no quiero que te lo diga él. - estaban mis manos temblando y Ethan se dió cuenta y por debajo de la mesa me agarró la mano y la acarició.

Seguimos hablando de otras cosas mientras comiamos.

—Ashley, dentro de poco... tendrás un padre nuevo. ¡Nos vamos a casar! - dijo mientras estaba abrazada a su novio.

—¡Qué! ¿Cuando? -no me lo esparaba. Eso significa que Austin será mi hermanastro.

—Dentro de dos meses.-dijo dando saltitos.



Cuando nos ibamos a ir Ethan y yo, Austin me agarró y me llevó a mi antigua habitación mientras Ethan hablaba con mi madre.

—Se que Ethan es tu primo, y también se que tenéis una relación.- me tiró a la cama y sonrió. Se puso encima mía. Estaba arruinada, él se lo iba a decir todo y a Ethan lo separarian de mí. Empecé a llorar.

—No se lo digas a nadie por favor.- dije entre lágrimas.

—No llores, no quiero verte mal. No se lo diré tranquila, soy tu hermano y puedo guardar el secreto.- se levantó y sonrió.

—Gracias- dije mientras él quitaba las lágrimas de mis mejillas.

—Pero a cambio tendrás que tener sexo conmigo.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Somos Primos. ¡Lee esta historia GRATIS!