Adelanto Capítulo 22






Theodore le dedicó una última sonrisa lasciva antes de retirarse con paso orgulloso. Shannon se quedó estática en su sitio mientras los vestuarios comenzaban a llenarse de los compañeros de la aludida. George y Fred la rescataron de su trance chasqueando los dedos frente a ella.

-¿Te encuentras bien? -le preguntaron los pelirrojos preocupados.

-Como una rosa -contestó Shannon burlona.

-Como una rosa mustia y marchita porque... ¡Ay! ¡Solo bromeaba! -se quejó George tocándose el brazo dolorido.

Shannon resopló antes de retirarse y subir las escaleras a la carrera. Tan pronto llegar arriba se encontró de bruces con Nadia con el ceño fruncido. Marlee y Axel murmuraban entre ellos cosas ininteligibles. Esteban se hallaba meditativo apoyado en la pared, mientras Beth le regañaba por algo. Ruth y Byron discutían acaloradamente. Y luego faltaba Máximo. Shannon se lo imaginaba con sus divertidas muecas estudiando todo el panorama. Analizando cada detalle del pabellón, buscando respuestas a las preguntas incoherentes que se estaría haciendo. Con una sonrisa triste llamó la atención de los presentes silbando con fuerza.

Esteban fue el primero en mirarla, con una sonrisa de medio lado, ignorando las palabras de Bethania. Shannon apartó la mirada de mala gana cuando Marlee se dirgió a ella a paso apresurado.

-¿Y los marqueses? -preguntó refiriéndose a los pelirrojos.

-Querrás decir faraones -la corrigieron ambos hermanos burlones.

-Debemos irnos -anunció Axel serio.

Shannon le dedicó una mirada fulminante mientras Nadia la tomaba del brazo y empujaba de ella.

-¿Por qué? -quiso saber la Elegida sin moverse del sitio.

-Porque sí. Ya no debíamos ni haber venido -respondió Esteban autoritario.

Shannon pocas veces le había visto con esa mirada confusa y a la vez preocupada. Así que optó por obedecer y echó a andar con paso vacilante hacia la salida del pabellón. Los gemelos se posiciona ron junto ella. Esteban y Axel iniciaban el grupo, vigilando. Nadia y Marlee iban detrás de los gemelos. Y Beth, Ruth y Byron cerraban aquel cómico desfile.

-Debemos estar atentos -murmuró Esteban a Axel.

El aludido asintió sin decir palabra.

-¿Cuándo marchamos? -preguntó Axel suspirando.

-Esta noche -contestó Esteban- Hemos decidido que Shannon y los pelirrojos se quedan aquí. No sabemos sí dejar a alguien vigilándolos, pero nadie va a querer hacerlo.

-Sí queréis yo me quedo -aceptó Axel para la sorpresa de Esteban, el cual lo miró confundido.

-Tu no puedes quedarte, Sutherlin. tu prima y tú sois sin duda unos de los mejores cazadores que he conocido nunca. Te vamos a necesitar.

-Vanwedley, tú eres el más joven y atrevido cazador que se ha visto nunca. Nadia es hija de Theodore. Es muy buena en lo que hace. Ruth, Beth y Byron son fascinantes en la lucha. Johnny t Bratt también pelean como nadie. Angie es increíble como cazadora y Melissa... Bueno, esa sí que no. Y Trina tampoco.

-Angie anda desparecida -replicó Esteban- Desapareció y no ha vuelto. Creemos que ha regresado al lugar de donde viene pero... No estamos seguros. A pesar de todo lo que has dicho, es mejor más que de menos. Shannon sabe arreglárselas sola. Tu debes venir con nosotros, Axel.

-Sí Shannon puede valerse las por sí sola, ¿por qué demonios no puede venir con nosotros? Le tenía mucho cariño a Maximo.

-Lo sé, pero no debemos exponerla al peligro tan a la ligera. Lo mejor es que se quedé con los pelirrojos. Así evitara que no se metan en líos. Además, tiene que cuidar de esa hada enana chismosa -dijo Esteban con repugnancia.

-Como te escuché decir eso te mata -rió Axel divertido.

-Lo se.
















******













La pequeña criatura se aproximó revoloteando a Shannon, moviendo sus pequeñas alas al compás de su respiración. La tibieza de los ojos del hada hizo que Shannon sonriera de medio lado, fundiendose en aquel arco iris brillante.

-Escuché hablar a Esteban y Axel -le informó Shannon sabiendo que la criatura con las le entendía a la perfección- Escuché decirles que se marchaban hoy a la noche a buscar a Max. ¿Te lo puedes creer?

El hada se lanzó directa a los brazos de Shannon y besuqueó su mejilla sonriendo, dejando un rastro de baba por esta.

-Axel quería quedarse a cuidarnos, pero Esteban no le dejó, ¿sabes? Pero me da igual. Que se vayan ellos solos. No pasa nada, ¿sabes por que? Porqué tan pronto se marchen yo iré detrás.

A Shannon le brillaron los ojos mientras una bombilla se encendía dentro de su cabeza. Ya se hallaba ideando un plan perfecto para hallar a Máximo sin que los otros la pillaran. Pero primero tendría que jugar un poco a la víctima inocente.

Axel sucumbiría a sus encantos. Y le confesaría todo...

El hada negó reiteradas veces, intentando hacerla entrar en razón. La pequeña posó una mano sobre su mejilla sonrosada y varias imágenes pasaron por su cabeza. Pero sólo una le llamó la atención.

-Ese es... -balbuceó incoherentemente.

-Gra-cielle -pronunció el hada con una voz que no era la suya, grave y metálica.

Shannon se apartó de ella asustada. La pequeña la miró confusa. Luego se llevó las manos a su pequeña boquita con un grito ahogado.

-¿Qué demonios...? -preguntó Shannon aturdida.








Adelanto del siguiente capítulo :) disfrútenlo lo siento pero no puedo subir ahora mismo. Es complicado de escribir. Perdonenmnnn.... Os quiero!!! También quería avisar que falta poco para acabr el libro. Y que me va a ser muy complicado subir a partir de ahora. En parte por el tiempo y otra parte porque necesito toda la inspiración posible para que quedé un final redondo. Va a haber segunda parte, no os asustéis. Jajajaja

Cazadores de sueños¡Lee esta historia GRATIS!