Lazos de sangre. Parte I

536 136 110

¡Hola queridos lectores!

Les dejo este emotivo capitulo para leer antes de la próxima actualización, el cual será un poquito más extenso, porque no tenía sentido darle un corte. Espero que les guste mucho, ya que será la última vez que verán a sus queridos personajes en paz. Pronto les aguardan una serie de eventos menos gratos en un nuevo lugar de pesadillas "El Reino de la Oscuridad"

Les agradezco mucho por leer y dar apoyo a mis historias (aunque la app ni marque las leídas LOL) igual sé que siempre cuento con ustedes. Los amodoro.

Dedicado a TaniaLiberaliss- mariacross96- DaisySalazar27- LaChicaAnonima18- ivicats- Mirx__ kariis78- maygomez1513- carliita69- paulaschechtel2- romiladiosa- clarymorgen2-emiliano7322- adriv1959 y a todos los lectores fantasmitas que leean!

Dedicado a TaniaLiberaliss- mariacross96- DaisySalazar27- LaChicaAnonima18- ivicats- Mirx__ kariis78- maygomez1513- carliita69- paulaschechtel2- romiladiosa- clarymorgen2-emiliano7322- adriv1959 y a todos los lectores fantasmitas que leean!

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Cuando ambos hombres marcharon, recibí una visita inesperada.

−¡Vera! Eres "libre" al fin.− ambas nos abrazamos mutuamente.

−Parcialmente, sí. –dijo ella.− Argos consideró mejor las cosas y decidió mostrarme ante Daniel. Dos ases son mejores que uno, ya sabes...

Asentí frunciendo el gesto.

−Hablando de Daniel, él piensa que los soldados de Argos me capturaron. No le mencioné que tú rompiste el pacto, ni tampoco le hablé de la profecía.

−Será lo mejor por ahora−corroboró ella. –Alise, he venido a hablar contigo respecto a algo importante –añadió un poco más seria− Acompáñame a cubierta, por favor.

−Claro...−acepté, algo preocupada. Sobre todo porque notaba el semblante deteriorado de Vera y sabía que aquel no era por efecto del océano, sino por el avance de la enfermedad.

Una vez en cubierta, nos aproximamos a la proa, donde el romper de las olas contra la embarcación y el sonido del viento, ayudaba a camuflar nuestras voces.

El cielo estaba diáfano y el sol imperaba en el centro, arrancando destellos de las aguas agitadas.

−El motivo de que viniera a verte−inició− además de que estaba preocupada, tiene que ver con una idea que hace días no para de girarme en la cabeza. Una referida a tu origen.

Aquellas palabras captaron mi atención por completo.

−¿Qué pasa con eso?

Vera se mordió el labio ligeramente.

−Bueno, desde que te vi por vez primera, varias cosas me parecieron extrañas... Tu nombre, tu parecido a Evelia, incluso tu expresión aquella noche en la que te quedaste admirando la fotografía de Jonathan, como si lo conocieras. Primero pensé que podían ser simples coincidencias, pero luego hice la conexión y me di cuenta de la verdad más lógica. Supe que tú, eres mi sobrina.

Mis ojos se abrieron como platos y mi mente estaba llena de preguntas.

−¿Estás segura? Yo no sabía que mi padre tenía una hermana...

No era la pregunta más importante, pero era la más fácil.

−Tu padre se llamaba Sebastián y tu madre Elisabeth ¿verdad? −asentí con un movimiento de cabeza.−Una razón más para pensar que estoy en lo correcto. Sebastián y yo éramos hermanos gemelos. Y ambos compartíamos la misma clase de dones mágicos.

−Pero tú te apellidas diferente− repliqué confundida.

Una parte de mi quería creerle, pero la otra, se negada a aceptar que mis padres me habían mentido y ocultado cosas importantes durante toda mi existencia.

−Es porque uso el apellido de casada, pero también soy una Manson. Además, mi madre, tu abuela, se llamaba igual que tú: Rebeca.

‹‹Verdaderamente es mi tía›› pensé. ‹‹Eso significa que el tirano es mi tío político y Evelia y Jonathan eran mis primos.››

El cruel y malvado Jonathan que torturaba a sus sirvientes, (y seguramente animalitos) que enfermaba a la gente y que había matado a su hermana, llevaba mi misma sangre.

‹‹¡Vaya suerte la mía!››

−Alise... sé que esto es una gran sorpresa para ti, como para mí, y sé que estás muy confundida.

−¡Confundida y enfadada!− volví mi vista al océano, afirmando mis manos en la barandilla con fuerza, para aliviar la tensión. Sentía que los ojos me escocían−Estoy muy molesta por las mentiras de mis padres. No logro entender ¿qué motivos pudieron tener para mantenerme ocultas todas estas cosas? y menos ¿cómo pudieron impedir que mis dones salieran a la luz por tantos años? Porque es obvio que ellos tuvieron algo que ver en el bloqueo.

−Te entiendo pequeña... −Vera deslizó su mano, sobre la mía y acarició su dorso−No puedo decirte por qué tus padres te mintieron o justificarlos, pero tal vez pueda explicarte cómo creo que mantuvieron "dormido" tu poder...

Místicas Criaturas. El Refugio ~En Físico PRÓXIMAMENTE~¡Lee esta historia GRATIS!