Di "Hola" a Los Ángeles...de nuevo

822 70 4

Al llegar a Los Ángeles, mis hermanos me agitaron bruscamente despertándome enseguida. Nos bajamos del avión, esperamos la maleta y luego nos fuimos a casa. Al sentarme encima de mi cama estaba totalmente fría, desempaqué dejando cada cosa en su lugar, luego tomé la foto de Elle y yo en la limosina y la puse en mi mesa de noche sonriendo ante esta. Después de seguir guardando cada cosa encontré algo de lo que no me acordaba: La información de Ryuzaki.

Analicé el folder en el que había guardado la única descripción que me daba de él. Lo guarde en un lugar donde nadie lo encontraría.

Ve acosté en mi intacta cama ,tomé la imagen sacada con la polaroid y mis ojos se cerraron.

Al despertar, era las cinco de la mañana, me acerqué a la ventana y el ambiente estaba oscuro y junto con esto estaba lloviendo. Me puse un Jean azul oscuro, una camisa a rayas no tan larga, unas botas que iban hasta el tobillo negras y un abrigo con capucha que no dejaba mis ojos a la vista de las otras personas, tomé mi celular y mis audífonos, no dude en ponérmelos enseguida. Salí despacio de mi habitación para evitar hacer ruidos, intente salir por la puerta principal: cerrada. Así que decidí salir por la puerta trasera que se ubicaba en la cocina y me dirigí a la casa de Scott y Nethan que quedaba a cinco casas de la mía. Al estar enfrente de ésta me quedé mirando la puerta llegando a la rápida y fácil conclusión de que evidentemente no iba a tocar el timbre así que salte la puerta que llevaba hacia el patio y busqué el cubo de la basura que con suerte estaba al lado de la casita en donde se guardan las herramientas, subí al cubo y luego al techo de la casita tratando de no resbalar, subí cuidadosamente al techo que se encontraba al lado de la ventana de la habitación de la que yo pensaba que era la de los chicos. Al estar al lado de esta, pegué mi rostro a la fría ventana llena de gotas de agua pero aún así no podía ver a través de las finas cortinas. De rodillas y encima del frío y mojado techo me fuí deslizando poco a poco para ver si había algún espacio entre la persiana en donde podría asegurarme de que fuese la habitación de Nethan y Scott pero no encontré nada. Decidí arriesgarme y tocar la ventana con un leve golpe, esperé unos segundos pero no hubo respuesta. Intenté nuevamente pero con más fuerza nuevamente nada. Seguí intentando hasta que la persiana dió paso al interior de la habitación que seguía igual que hace cuatro años con la única diferencia de que en las repisas: en vez de los viejos juguetes de colección habían trofeos y medallones de Basketball, también había una foto de los jóvenes castaños con sus camisas del equipo. Un Nethan en estado zombie se quedó viéndome con la misma expresión hasta que finalmente, sorprendido, de restregó cuidadosamente los ojos para abrirlos como platos al momento de caer en cuenta de que estaba allí, enfrente de él. Nethan abrió la ventana rápidamente dejandome pasar a su cambiada habitación, al lado de la cama destendida y de la mesa de noche con un despertador y una lámpara de lava estaba la otra cama en donde estaba Scott durmiendo plácidamente como un bebé. Me volví hacia Nethan quien estaba cerrando la ventana, él se giró y me miró.

—Hola— Le digo sonriendo mientras me bajaba la capucha. De repente, me abrazó sin dudarlo.

—Dios mío ¡cómo has crecido! ¿Por qué nunca nos dijiste cuando ibas venir?— Me dijo al separarnos.

—Quería que fuera sorpresa...—Nethan se quedó mirándome—...De hecho era porque quería subir hasta aquí en plan "Misión Imposible"—Nethan se rió haciéndome reír a mi también. Miré a Scott y luego a Nethan, aprovechando que estaba empapada y fría se me ocurrió una grandiosa idea, le susurré al oído mi plan, entonces él asintió y se quedó en total silencio mientras que me acercaba a Scott. Al estar enfrente de él, miré a Nethan para luego volver la mirada hacia Scott y avalanzarme sobre él haciendo que se levantase sobresaltado y gritando.

—¡¡HOLA!!— Dije riendo.

—¿¡Por qué carajos me despiertas así, ___*!? —Dijo sin poder reaccionar de que después de cuatro años me encuentro aquí nuevamente— No sabes que al despertar a alguien así puede darle un paro cardíaco —Me levanté y él se levantó seguido de mí.
Giré para ver a Nethan quien se estaba riendo en silencio en una esquina y estaba totalmente rojo ya que al parecer por no hacer ruido no podía respirar. Volví a ver a Scott hasta que reaccionó.

—Espera ¿Tú no estabas en Londres? — Sonreí mientras me encogía de hombros— ¡OH POR DIOS! ¡___*! ¡PEQUEÑA! ¡TE EXTRAÑÉ TANTO! —Dijo mientras me abrazaba fuertemente— ¿Por qué no nos dijiste que estabas aquí?

—¡Hey! ¡Eso fue lo que yo dije! — Dijo resaltando el Yo. Reí ante el suceso.

Seguí hablando con ellos alrededor de una ahora, al ver la hora me sobresalté, me despedí de los chicos y me fui por donde vine ya que si abrían la puerta sería más que seguro que el ruido haría su aparición en la casa despertando a sus padres.

Entré a mi casa por la puerta trasera, fui a mi habitación y entré al baño, me bañé y puse en la cesta la ropa mojada para ponerme ropa más...Adecuada.

Bajé e hice mi desayuno, después cuando mis padres despertaron hablé con ellos un momento, mis hermanos también bajaron y me saludaron como si fuese una desconocida.

Por la tarde, mis padres me llevaron a inscribirme al mismo instituto de hace cuatro años. Después fui nuevamente a la casa de los castaños quienes me abrazaron con todas sus fuerzas. Saludé a sus padres quienes luego me preguntaron como me había ido ...Las típicas preguntas.

Volví a mi casa a la noche y me acosté con la foto encima de la mesita de noche.

~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~
HOLA HUMANITAS Y HUMANITOS. Se que me perdí pero, ya saben, el estudio y todo eso. En serio perdón *se pone de rodillas* perdonadme.

Espero que les guste el capítulo de hoy, si es así piquenle en la estrellita naranja que me ayuda mucho.

Muchas gracias y adiós, besos :*

Fanfic Death Note (L Y TÚ) Lucharé Por Ti Hasta El Final.¡Lee esta historia GRATIS!