Capítulo 3 "Una sonrisa"

971 134 8

Nagisa se encontraba en su casa, rodeado de sus amigos y pareja. A decir verdad, jamás pensó en tener una relación con Akari y sin embargo, termino en una relación con ella por un pequeño "favor" a su mejor amigo y, supuestamente, su primer amor

- Nagisa quiero pedirte un pequeño favor - dijo el castaño al oído de Nagisa

- ¿Qué pasa Yuu? - pregunto Nagisa en un leve susurro

- ¿Podrías salir en una cita doble con Akari? - pregunto Yuuma, Nagisa dio un pequeño salto

- ¡¿Qué?! - pregunto mientras se levantaba del sillón con sorpresa

- ¿Qué pasa? - pregunto Akari

- N-nada... Yuu ven a mi habitación - dijo algo sonrojado Nagisa, Akari les vio confundida a ambos chicos mientras se alejaban yendo al lugar susodicho

- ¿Cuál es el problema? De todas formas es tu novia - dijo Yuuma entrando a la habitación del pequeño

- Ese no es el problema, apenas me estoy acostumbrando a tenerla a mi lado como algo más que una amiga, y si lo hice, fue por ti Yuuma - alego Nagisa recostándose en su cama - Fue por ti que... Empecé a salir con Akari-chan, porque tu me lo pediste - continúo tapando su rostro con la manga de su camisa - Soy ángel y le estoy mintiendo - musitó para que no lo escuchará Yumma, sin éxito.

- Lo siento - Yuuma se sentó a los pies de la cama, fue entonces que Nagisa se quito el brazo del rostro y sonrió con amargura

- Yuu... Sé que te enfadarás por decirte esto nuevamente, pero... - paró por unos segundos para agarrar la almohada y abrazarla contra su cuerpo - Ya no quiero ser así... No lo soporto, le estoy mintiendo a mi "novia", se supone que soy un ángel, no, ni siquiera soy un ángel, hace casi ya dos años que caí en la tierra - se levanto de golpe y comenzó a dar vueltas en la habitación 

- Nagisa cálmate - susurro el castaño algo nervioso

- Ni siquiera sé porque estoy aquí - musitó Nagisa sin prestarle atención a su amigo

- Nagisa... - susurro Yuuma

- Olvídalo, iré... A otro lugar - Nagisa saco de su armario un pequeño abrigo y salió de su habitación para después salir de la casa, Aguri sonrió un poco preocupada. 

// En otro lugar //

- ¿Por qué saliste como alma que lleva al demonio de la casa? - preguntaba una chica de anteojos a su actual novio pelirrojo

- ¿Eso importa? - pregunto sumamente molesto

- ¡Claro que importa! Takebayashi me dijo que... - fue callada por el repentino grito de Karma

- ¡No me importa lo que haya dicho ese estúpido, ¿Por qué no sólo sales con él y te olvidas de mi? En todo el maldito día no has dejado de hablar de ese nerd - el pelirrojo furioso, dejo a Minami sobre la acera para alejarse a paso rápido, la chica cerro sus puños con fuerza y tiro sus gafas al igual que soltó su cabello y lo revolvió un poco

- No soy una cualquiera Karma - bramo furiosa regresando a la casa del pelirrojo junto a sus otros amigos

Karma estaba casi escapando, estaba corriendo, hasta que llego a una cafetería, al entrar notó a varias chicas vestidas de "maid's" o sirvientas, se sintió levemente atraído por aquel local, al entrar fue recibido cordialmente por una chica de cabellos pelirrojos anaranjados y ojos verdes. 

- ¿Kurahashi? - pregunto el pelirrojo impresionado a lo que la chica se giro a verle

- ¿Kurahashi? - pregunto el pelirrojo impresionado a lo que la chica se giro a verle

- Karma-kun, que bueno que estás aquí, pero... - se acerco al oído de Karma - No puedes decir mi nombre verdadero - musitó, se separo levemente de él y sonrió - Aquí mi nombre es Ópalo de fuego, este café y restaurante se basa en las gemas, cada una de nosotras tiene el nombre de una gema, y aquí no se revelan nuestros verdaderos nombres, te llevaré a una mesa, después elegirás a una gema para que te atienda - dijo la pelinaranja para llevarlo a una mesa libre

- ¿Cómo se supone que sabré el nombre de las gemas? - pregunto el mayor interesado

- Ten, es una carta con sus rostros y nombres, cuando llames a una ella vendrá con la carta de comida - sentenció antes de ser llamada - Te veo luego - hizo un leve movimiento con su mano y se fue a la mesa en donde se encontraba un hombre mayor.

// En los vestidores //

- ¡¿Qué me estas pidiendo?! - preguntaba molesto Nagisa

- Lo siento, realmente lo siento, pero... Tendremos más clientes si lo haces, por favor ¡Nagisa! - pedía un chico de cabellos rubios, Takuya Muramatsu.  Él no solo era el jefe de Nagisa, sino que también era el dueño de aquel local, sus padres le habían dicho que sería un gran chef, así que, en vez de quedarse en fideos toda su vida, decidió estudiar gastronomía, creo su propio local a base de gemas y le va bien, pero quiere ser un poco más popular usando a su gema... Zafiro

- ¡¿Estás loco?! - exclamaba sonrojado Nagisa

- Probablemente, pero te lo compensaré, subiré tu paga - declaró el rubio, Nagisa se quedó en silencio unos minutos, era cierto que necesitaba dinero, pero... ¿Irse a tales extremos? De todas formas no puede pedirle más a Aguri o a Tadaomi

- Esta bien... - aceptó para ir por su "nuevo uniforme"

Nagisa salió de los vestidores completamente sonrojado, en solo unos cuantos minutos ya le habían pedido en por mínimo cinco mesas, el deseo de Muramatsu se había concedido, Nagisa le estaba siendo de mucha ayuda

Nagisa salió de los vestidores completamente sonrojado, en solo unos cuantos minutos ya le habían pedido en por mínimo cinco mesas, el deseo de Muramatsu se había concedido, Nagisa le estaba siendo de mucha ayuda

- ¡Zafiro! - le llamaron a¿en otra mesa, Nagisa corrió de un lado a otro hasta llegar con la persona que le había pedido

- ¿Q-Qué se le ofrece Amo? - pregunto apenado (En ese lugar, al estar vestidas de Maid's deben llamarles a los clientes con el termino "Amo")

- ¿Qué pastel me recomiendas? - pregunto el pelirrojo con una sonrisa gatuna

- Creo que para usted el pastel indicado sería una de fresas con crema batida, de tomar le daría una malteada de fresas, pero debe ser tedioso solo tratar con fresas ¿No es verdad? De tomar, en cambio, podría ofrecerle un jugo de frutillas - dijo Nagisa con una sonrisa, el vender su recomendación era su especialidad, pues sabía el estado de animo de las personas al mencionar algo que les gustaba, noto como el pelirrojo sonreía y sus ojos brillaban como los de un niño probando el azúcar por primera vez

- Quisiera eso... Y una sonrisa - dijo el pelirrojo señalando la carta... Nagisa se enrojeció enormemente

___________________

Para que entiendan a lo que se refiere con "la sonrisa", es un saludo o frase especial que hacen las maid's para su cliente, sin embargo este pedido es muy costoso, pues tiende a ser realmente revelador, tierno, dulce, puede causar sonrojos realmente grandes, o puede ser muy inocente, y en algunas ocasiones podía llegar a ser incluso pervertido. Todo depende de la "orden" del amo.

Se despide, Rosabelo

PD: Trataré de contestar sus preguntas en los comentarios xD, gracias por votar y leer esta pequeña y humilde historia



Entre el cielo y el Infierno¡Lee esta historia GRATIS!