Capítulo 19

2.6K 353 116

—Diablos si no fuese por ese maldito evento— y Basil le miró sin entender, hablando ambos con la voz jadeante.

—¿Saldrás a algún lado?— y el castaño le miró como preguntando si hablaba en serio.

—Le darán un reconocimiento a tu empresa por el calendario...—aunque se cortó a media frase y rió poniéndose sobre el rubio— Parece que te hago perder la cabeza, cachorro— y Basil se sonrojó aunque casi inmediatamente le entró un ataque de pánico.

—Diablos, diablos... tenía que ir, es cierto... diablos, diablos... ah... me bañaré de nuevo. Jason imbécil, si sabías ¿por qué...— se sonrojó más—... hiciste esto?— y Jason le vio sin la más mínima culpa desde la cama.

—Hago lo que quiero cachorro, además...— se levantó de la cama acercándose a él mordisqueándole el cuello— si no quieres que me ponga así...no me provoques— y Basil lo empujó.

—¡Yo no te provoqué! Yo no tengo la culpa que seas un animal...— diciendo lo último en un susurro— diablos ¿qué voy a ponerme?— y Jason rió con ganas revolviéndole el cabello.

—Te compré algo antes de que regresaras de París, está en el armario, también me tengo que dar un baño, así que te espero abajo en media hora— Basil asintió y le vio salir. Sonrió sin querer y suspiró, de repente sentía que las cosas podían funcionar, de alguna manera... las cosas estaban yendo bien entre ellos, ¿por qué tenía que acabar?

Podían... realmente podían ser una pareja ¿verdad? Jason se lo había dicho, lo quería permanente en su vida.

—También te quiero permanente en mi vida— murmuró con una sonrisa dejándose caer en la cama.

Aquella noche, fue simplemente increíble, Jason le había comprado un traje que le sentaba de maravilla, había disfrutado de la forma en que el castaño lo sujetaba contra su cuerpo marcando su territorio, y Dios, sí que había disfrutado calentarlo y ver como se controlaba por no sacarlo de ahí y meterse nuevamente entre sus piernas...

Eran una pareja...

Ese paraíso duró dos meses más, tiempo suficiente para que le anunciaran la boda a Andreas y Jason tuviese todo listo, la prensa los acosaba pero a Basil ya no le importaba lo que ésta pudiese decir, tuvo una boda discreta, solo con amigos que llevaba años sin ver y que Jason se las había ingeniado para llevar, de parte de Jason solo habían al parecer un par de personas cercanas a él, un hombre muy alto y otro que parecía japonés.

—Tengo miedo, Nikki— le comentó a su amigo, al que sentía hacía años que no veía y que ahora tenía ahí al lado, desde que todo aquello con Jason comenzara.

—También lo tendría si me acabase de casar con Lakis, Basil— bromeó un poco su amigo y Basil sólo sonrió.

—Soy tan feliz que tengo miedo de que algo malo suceda— y Nikki respondió a su sonrisa con otra.

Por él¡Lee esta historia GRATIS!