VEINTINUEVE

49 2 0

Te escuché hablar en los pasillos con tus amigas sobre el chico de las cartas. Me defendiste ante tus amigas, fue algo honorable. Por cualquier cosa no soy un psicópata.

-Un chico feliz.

La chica de los dientes de lata¡Lee esta historia GRATIS!