Chayotes

123 15 60


¡Por Olam! Ayer batallé un montón para encontrar algo que había querido mostrarles desde hace varias entregas. Como decimos en México, tuve que parir chayotes para hallarlo.

Aquí les dejo una foto de los chayotes, para quienes no los conozcan o los identifiquen con otro nombre.

Aquí les dejo una foto de los chayotes, para quienes no los conozcan o los identifiquen con otro nombre

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

En ocasiones como esta, me alegra que lo de parir chayotes sea sólo una expresión... y también que los hombres no podamos dar a luz. *Tómese con humor*

Sé que muchos se han alejado de este librajo (bien por ellos) porque cacareo mucho sobre el mapa argumental —o de argumento— de las novelas... pero no aparece la muestra por ningún lado. Pues bien, tu sufrimiento termina hoy. Aparte de que ya sufrí por ti al encontrar uno decente, al fin lo traigo de muestra. Resulta que guardé esta información tan bien que después no la encontraba. De hecho, quería mostrarles el mapa que hice para El sueño de los reyes. Pero, se salvaron esta ocasión del bendito spam. En su lugar, les mostraré el de uno de mis trabajos inéditos. La única copia que tenía del Sueño estaba hecha a mano, llena de manchas de café y de comida.

Aquí tienen el mapa argumental que hice para Niña de mis pesadillas.

Aquí tienen el mapa argumental que hice para Niña de mis pesadillas

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

¿Les parece complicado? En ese caso, hay otras formas de armar uno. Este lo encontré en internet.

Como dije en otras entregas, aquí no hay respuestas equivocadas

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Como dije en otras entregas, aquí no hay respuestas equivocadas. Mi método y el de arriba son sólo dos de muchísimos, pero ambos cumplen el mismo propósito: repasar de un vistazo los acontecimientos clave de una historia. Créeme, agradecerás tenerlo a la mano cuando empieces a organizar tu novela en capítulos. De hecho, esa es la parte que sigue. Comenta si te alegra o no esta noticia.

Ahora, que si lo que le gusta es la familia, ahí le queda Amaranta... Ejem... ejem... Perdón, tuve un lapsus mentus brutus. ¿Recuerdan qué les dije sobre tener las ideas en algún soporte físico, el argumento, la trama, y las líneas argumentales básicas? Bien, si lo hicieron, ya completaron la mitad de esta misión. La gracia para lograr la otra mitad es organizar (qué fea palabra, ¿verdad?) de forma lógica. Por desgracia, no puedo decirles cómo. Cada historia es diferente y requiere su propia mecánica para organizarla. En cambio, puedo ofrecer pistas:

1. Define las metas para tu protagonista. Incluso puedes hacer lo mismo para los antagonistas si quieres. Por ejemplo, en El sueño de los reyes Leonard salva a su familia en 24 horas y para la guerra entre Soteria y Elpis (triunfa); y La reina Nayara de Elpis se venga de su hermana pero la venganza le causa más dolor (triunfa y fracasa al mismo tiempo)... cof.. cof... spoiler... cof... cof...

2. Recuerda qué línea argumental escogiste. ¿Quieres que triunfe, fracase, aborte, no tenga ni idea de qué hacer o un poco de cada cosa? No la pierdas de vista en los siguientes incisos.

3. Encuentra entre tus ideas —ya sabes: los post-its, grabaciones, recortes, notas que supongo has ido recolectando— aquellas que consideras acontecimientos fundamentales o importantes en tu historia.

4. Ordena todo el material del punto 3 de forma que lleven de manera creíble a las metas del punto 1. Esta es la infame manera lógica de organizar que mencioné algunos párrafos atrás.

5. Una vez terminado el punto 4, puedes crear tu mapa como gustes. De preferencia, trabaja con este video como música de fondo.

Como habrán notado, quité la mayoría de los acontecimientos en el mapa que traje de ejemplo. El fin de mostrarlo así era ilustrar mi método, el cual no tienen obligación de seguir. No desconfío de nadie. Pienso que quienes leen este librajo se esfuerzan por crear una obra original, sin importar la opinión del rey Salomón en el Eclesiastés. Pero, así como ustedes tienen empeño, hay muchos filisteos por ahí que creen poder saludar con sombrero ajeno aunque mi trabajo no sea bueno. Todo con tal de no quemar unas pocas neuronas porque a su hardware le falta potencia. Su kung-fu no es poderoso.

Bueno, después de haber escrito el párrafo anterior con el hígado, les haré dos preguntas con gentileza: ¿Han hecho sus deberes de las entregas anteriores? ¿Están listos para otra misión?

Como supongo que respondieron "sí", entonces la siguiente tarea será crear el mapa argumental de tu novela con el método que prefieran: el mío, el del segundo ejemplo, otro sacado de internet o (mejor aún) uno creado por ustedes. Compartan sus experiencias en los comentarios cuando terminen. Entonces, andando que es gerundio.

Esto empieza a ponerse difícil. ¿Al estilo Armagedon o Battle Los Angeles? ¡Comenta!

Así que quieres escribir...¡Lee esta historia GRATIS!