Capítulo 12

2.4K 223 60

Penúltimo capítulo.

Realmente había pasado lo temible para aquella morena.

Después de mucho tiempo en una relación (que por cierto quedó inconclusa ya que terminaron hace tiempo y jamás regresaron). Lauren pensaba diariamente todo lo que había vivido con aquella mujer, estaba consiente que Camila estaba loca, ella quería negarlo, pero la manera en la que su cuello se movía haciendo un cambio en su personalidad la volvió loca; estuvo investigando en internet las cosas que le pasaban a Camila.

Muy probablemente ella no sólo tenía el trastorno obsesivo compulsivo, ya que, presentaba algunos patrones de enfermedades como: esquizofrenia, trastorno de identidad, psicopatía, demencia, y la lista continúa; pero si, Camila era una psicopata.

La pregunta era si ella podría hacer que Camila regresara, no la Camila loca y con problemas mentales, si no, su Camz.

Siempre dicen que el primer amor nunca se olvida, pero, a pesar de que Camila no haya sido el primer amor de Lauren ella jamás la olvidaría.

¿Estaría dispuesta a regresar con ella?

Muy probablamente no, pero estaba segura que si su morena ponía de su parte ellas podrían tener el final feliz que siempre habían deseado.

¿Hijos?

Quería muchos, quería poder darle un beso en su frente cada noche.

¿Con Camila?

No lo sabía, así era, no estaba segura si sus problemas mentales podrían afectar a sus hijos de alguna manera.

¿Cómo está Camila?

Lauren bufó ante tal pregunta pasada por su mente. Camila siempre había sido un misterio.

La oji-verde suspiraba ante los recuerdos que estaban en su memoria. Ella seguía enamorada de Camila, tenía que admitirlo, pero sabía que lo suyo era tóxico; Camila era una persona capaz de enfermar a los demás, si tan sólo lo hubiera visto.

(*)

—Dinah, perdóname.— trató de decir entre lágrimas aquella chica frente a la tumba de la ya mencionada difunta.

—Y-yo no sabia que hacía. Quisiera que me hubieras conocido a mi, a lo que soy y lo que tenía para ofrecerles a todos ustedes. Sé que no debí, sé que necesité ayuda, pero no quería pensar que estaba loca.— dio una pausa a su discurso para tomar las flores que trajo y ponerlas encima de la tumba. —Sé que no lo merezco, pero perdóname. Incluso estoy yendo al médico, con medicamentos y terapias puedo mantenerme en estabilidad mental.

Camila seguía contándole cosas a Dinah, había pasado a un par de tumbas antes, pero había llegado allí finalmente. Iba paso a paso y con distintas palabras pidiendo perdón que quizás no se merecía; pero ella era buena, los chicos malos no se disculpan de corazón, y el corazón de Camila estaba arrepentido.

Se levantó después de unos minutos lista para lo que seguía.

Ir a casa de Lauren.

Iba cabizbaja en la lluvia, no quería llorar aún pero estaba triste.

Habían pasado 6 meses desde la ultima vez que vio a Lauren, inició un recorrido en el camino a crear un enlace consigo misma, quería estar bien para estar bien con Lauren.

Tenía la mejor de las esperanzas, quería creer que la chica que amaba la perdonaría.

Cuando se dio cuenta que estaba frente a la puerta de la casa de Lauren paró. Cerró los ojos con las manos en las bolsas de sus jeans.

Camila, sea lo que sea que pase debes ser fuerte. Lo que sea que pase debes ser consiente que ella se merece ser feliz aunque su felicidad no sea a tu lado. Y Camila, recuerda que aunque no la tengas a tu lado siempre hay un espacio en el corazón para llevarla contigo.

Abrió los ojos suspirando, ahí iba.

Dos toques en la puerta bastaron para que se escuchara la voz de Lauren gritando 'ya va'. Mientras se iba aproximando su corazón latía más rápido.

La puerta se abrió. La sonrisa que Lauren llevaba en su rostro se borró, en cambio Camila sonrío tímidamente.

—Hola.

Amigos, esto es muy importante.

¿Quieren un final feliz o el final que se merecen?

¿Quieren epílogo?

Trastorno Obsesivo-Compulsivo «Camren»¡Lee esta historia GRATIS!