El concurso de canto (Parte #1)

35 3 2

Era un lunes por la tarde, Rocío había decidido llevar a Mérida un rato a la plaza, pues hacía varios días que la notaba muy triste, bueno... Más triste de lo habitual.

Rocío : ¿Ahora si me vas a querer decir que es lo que te pasa?

Mérida : No sé de que hablas... (Dijo con voz débil)

Rocío : No trates de fingir, se nota que algo tienes, no es normal que estés tan triste.

Mérida : (Se queda callada)

Rocío : Está bien, no quieres contarme no hace falta, pero después no me andes diciendo que "No me pongo a platicar contigo" ¿Ok? (Frunce el ceño)

Entonces Mérida fijó su atención en un pequeño cártel que estaba pegado en el mostrador de una de las tiendas.

Mérida : ¡Mira! (Dijo señalando al anuncio)

Rocío : ¿Que?

Mérida : Va a ver un resital de canto ¡Quisiera inscribirse!

Rocío : ¿De verdad sabes cantar?

Mérida : Si.

Rocío : No lo sé, no creo que debas entrar.

Mérida : Pero ¿Por que?

Rocío : No es por ser mala contigo ni nada, entiendo que te gusta cantar, pero no sé si acepten a las personas discapacitadas.

Mérida : (Agacha la cabeza)

Rocío : Mira no te pongas triste, yo lo único que quiero es evitarte una desilusión.

Mérida : Si te entiendo, está bien.

Rocío : Mejor vámonos a casa ¿Si? Ya es tarde.

Mérida : Ok...

A la mañana siguiente cuando Mérida recién se habia ido a la escuela Rocío le llamó por teléfono a César quien a su vez estaba en un restaurante desayunando junto a Ashley.

(Suena el celular de César)

César : Tengo que contestar esta llamada, espérame tantito amor.

Ashley : Ok.

------------------------------------------------------
César se aleja de dónde estaba Ashley para evitar que escuchara la conversación y contestó la llamada :

César : ¿Que pasa?

Rocío : Mejor tu dime ¿Que novedades me tienes?

César : Pues ahora si puedes estar contenta...desde ayer somos novios.

Rocío : ¿Encerio?

César : Si.

Rocío : Que bueno que hiciste lo que te convenía, sabía que no me ibas a defraudar.

César : De hecho en este momento estoy con ella en un restaurante.

Rocío : ¡Genial! Cuando termine "la cita" necesito que vengas a la casa.

César : ¿Cual casa?

Rocío : Pues en la que estoy trabajando.

César : Como, ¿Tu trabajando?

Rocío : Aunque te cueste creerlo.

César : ¡Vaya!

Rocío : Necesitamos charlar, te mandaré la dirección en un mensaje

César : Ok, ahí estaré en cuanto me desocupe.

Rocío : Si está bien, bueno te dejo para que atiendas a tu doncella (Ríe)

César : Si... Nos vemos en un rato (Cuelga)

Tiempo después cuando César fue a dejar a Ashley a la cabaña rápidamente se dirigió a la casa dónde lo había citado Rocío, evidentemente no le dijo nada de eso a su "novia".

Era la 1:30pm cuando llegó con Rocío...  (Toco el timbre)

Rocío : Vaya, creí que no vendías.

César : Perdón por la demora, lo que pasa es que tuve que llevar a Ashley a la cabaña y está lejos.

Rocío : Mmh! ¿Te sirvo algo de tomar?

César : No, muchas gracias.

Rocío : Toma asiento por favor.

César : (Se sienta) ¡Así que aquí trabajas!

Rocío : (Asintió)

César : ¿Y de que?

Rocío : Mira, no te pedí que vinieras para hablar de eso ¿Ok?

César : Bueno..

Entonces ellos comenzaron a charlar por un largo rato hasta que de pronto el reloj marcó las 2:00pm.

Rocío : ¡Ay rayos!

César : ¿Que ocurre?

Rocío : Tengo que salir un momento ¿Me esperas o ya te vas?

César : ¿Te vas a tardar mucho?

Rocío : No, sólo voy al colegio a recoger a Mérida y regreso, es la chica que estoy cuidando.

César : ¡Wow! Siendo así entonces me quedo para conocerla.

Rocío : Como quieras.

Rocío se fue a la escuela y minutos después regresó.

Rocío : Ya regresé.

César : Ah, que bueno.

Mérida : Rocío ¿Quien es ese chico?

Rocío : Él es un amigo se llama César lo invité un rato a la casa espero no te moleste.

Mérida : Claro que no, por mi encantada de tener visitas.

César : ¿Ella es....?

Rocío : Si, si César, ella es Mérida la chica que estoy cuidando.

César : (Sorprendido) ¡Wow! Pues muchísimo gusto en conocerte pequeña.

Narra Rocío :

Si supieras que esta niña es la "dueña" del corazón de tu adorada Ashley.

Institutriz ©¡Lee esta historia GRATIS!