CAPÍTULO 7: Atracción física.

3.2K 320 185

SUMMER P.O.V.

No he dejado de pensar en él.

No he dejado de pensar en todo lo que ocurrió esa noche y en todo lo que pudo ocurrir erróneamente.

Ha pasado una semana desde el fugaz encuentro de Rubén y yo en mi casa y simplemente no puedo dejar de pensar en él.

No he sido capaz de decirle lo que pasó a nadie. Lo que pasó esa noche me llevó al límite y siento que voy a perder la cabeza pronto.

Nicolás volverá dentro de dos días de Londres y tenerlo lejos me hace sentir peor. Yo estuve a punto de engañarlo. ¿Lo habria hecho de verdad si nada nos hubiese interrumpido?

La verdad, no quiero saberlo.

El se la ha pasado más ocupado que nunca, haciendo difícil la comunicación. Hemos hablado por el móvil sólo un par de minutos diarios, en los cuales el no para de hablar de lo bien que se lo está pasando y lo mucho que está aprendiendo.

Estoy feliz por él. Está viviendo uno de sus sueños, haciendo lo que le gusta. Tomar fotografías.

Pero una parte de mi no puede evitar desear que esté aquí. Necesito tenerlo cerca para enfocarme en la realidad. Para evitar hacer cosas de las cuales me podría arrepentir, como lo de esa noche.

El tiempo de caos en mi trabajo había terminado y sólo me faltaban algunas semanas para completar mis prácticas y graduarme al fin.

Hoy Viernes era un día especial. Mi amada ahijada cumplía su primer año de vida y para celebrar, cenariamos todos juntos en casa de Martina hoy.

Me he pasado en día ordenando y limpiando la casa. Martina salió anoche a cenar con Mangel y algo tarde me envió un mensaje de que no llegaría a casa hasta hoy.

Al ritmo de la música la tarde pasó y no me dí cuenta cuando mis amigos comenzaron a llegar.

Max y Cheeto fueron los primeros en llegar, ambos con sus respectivas novias; Paula y Laura. Los cuatros desprendían alegría la cual me contagiaron cuando me informaron que la cena sería un banquete de comida china que ya habían pedido a domicilio.

Los chicos se fueron directamente a las botellas de vino que había dejado en la mesa, mientras las chicas me dijeron que ellas seguían con el orden y yo fuera a cambiarme. Ya que estaba en pijama.

Reemplacé mi cómodo pijama por unos jeans ajustados, una blusa blanca y unas botas que le robé a Sophia hace un par de de semanas.

Luego de arreglar mi cabello de la forma mas presentable que pude, volví a la sala donde mas voces se escuchaban.

Jhom, Sophia y Jasmine ya habían llegado al igual que Mangel y Martina que no dejaban de besarse en el sofá.

-¡Oye! Esas son mis botas. - me dijo Sophia mientras le quitaba de sus brazos a Jasmine.

- Son mias ahora. - me reí mientras recibí un beso en la frente de parte de Jhom.

La charla y las risas se instalaron de inmediato al darme cuenta que esto era más una reunión de amigos que la celebración del cumpleaños de Jasmine.

De un momento a otro Martina se acercó a mi y me arrastró hacia la cocina rápidamente.

- ¿Qué te pasa mujer?

- Tengo que decirte tres cosas. - dijo mirandome seriamente. - Una buena y dos malas.

- Está bien... comienza con la buena claramente. - respondí.

- Mangel se me propuso anoche. - dijo sonriendo y mostrándome el anillo de su mano que no había notado.

Mi cara se desfiguro de alguna forma mientras comencé a gritar emocionada.

DESCONTINUADA // ¿Qué hacemos ahora? - 3a temporada / Elrubiusomg¡Lee esta historia GRATIS!