NUEVO: Tap - Historias en forma de chat para tu 📲 . Disponibles en español
Obtenlo ya

Capítulo 58 -Cuando Ángela mira a los ojos de la oscuridad-

407 21 8

Boston (Massachusetts)

Existen ciertas "debilidades" mentales en los seres humanos que contribuyen inconscientemente y de manera significativa a la subsistencia del miedo. Sin duda, de las percepciones más importantes que posee y con la que de manera habitual convive. Tales son las vibraciones de baja frecuencia, mediante las cuales son controladas las masas. Una herramienta que, con asiduidad, es usada por hacedores de escalones superiores de la pirámide global, y éstos a su vez son igualmente manejados o dirigidos a medida que se asciende por dicha pirámide, hasta llegar a su cima. La manipulación de los medios, sobre todo a aquellos encargados de ofrecer la información, es uno de los mecanismos principales para lograrlo desde los mismos cimientos de la sociedad. Otra es, sin duda, la educación intencionadamente orquestada a la que se someten las personas nada más nacer. El resto viene dado por la distribución también astutamente impartido de los sistemas de creencias —cuales quiera que estos sean— a una sociedad ávida de esperanza, conocimientos y valores.

Sólo se necesita hacer creer a una buena parte de la masa social que nadie les manipula, para que toda en su conjunto, esté inteligentemente manipulada.

En el cosmos ocurre algo similar. No es difícil imaginar que puedan existir civilizaciones más avanzadas que actúen de la misma forma. Un universo repleto de vida coexiste en una sopa energética mientras danza al son de la música según en la frecuencia que vibren sus acciones; algunas con armónicos más altos y otras no tanto, sin embargo, todas ellas indispensables para componer la más hermosa melodía que es la existencia propiamente dicha. Vibraciones altas y bajas vitales para la formación de equilibrios en el transcender de la vida. Una especie de ecosistema necesario que se armoniza con sus opuestos. Y es que todos los seres que la componen, algunos inconscientemente, viven con un mismo objetivo: evolucionar mientras recorre un camino para regresar a la Fuente y volver a partir después, como es posible imaginar en la geometría toroidal del cosmos. Se trata de un trazado que cada partícula trasciende en un movimiento infinito. Y es que todos formamos parte de un Todo, desmembrados en su núcleo en partículas divinas[1] hacia una nueva aventura. Después, una especie de Fuerza se encarga de absorbernos nuevamente hacia su núcleo; pero no a cualquier precio. Sin embargo, a veces nuestra impaciencia por lograrlo nos aparta del verdadero propósito de la existencia, que no es otro que la de experimentarla en sí misma, en la forma física o energética que esta requiera, y donde quiera que nos encontremos en este vasto universo. Con otras palabras, no se trata de llegar a tiempo sino de disfrutar del recorrido sin importarnos demasiado el destino; pues el mismo destino ya eres tú.

---------------------------------------------

[1] Se hace referencia a las Almas puras y renovadas que parten del núcleo de nuevo hacia la existencia.

---------------------------------------------


A lo largo de la historia de la humanidad se ha creído, por antiguos textos sagrados, que para ascender era necesario vivir "siempre" del lado del bien. Pero, ¿no es más cierto aún que el bien es el bien gracias a sus propias tribulaciones? ¿Existiría éste si no hubiese conocido el mal?

Luz y oscuridad, ambos puntos que forman una misma línea, necesarios en el propio trazado de la existencia; y ambos se experimentan mutuamente para poder alcanzar la meta, encontrándose ésta en su punto medio. Si no fuese así, las almas o conciencias estarían continuamente estancadas en las mismas experiencias, una y otra vez, toda la eternidad, sin aprender del otro lado y sin poder subir al vagón que les conduciría a la siguiente estación.

La Fuente, para experimentarse a sí misma, creó este juego de integración de polaridades. Nosotros, los moradores de este universo, somos esas chispas divinas para la Fuente como los peces para el océano.

EL SECRETO DE TIAMAT¡Lee esta historia GRATIS!