Capitulo 41

144 23 1

-Pero cogeme, ¿eh?

-Que si, pesada.

-Venga... Una, dos y... –Troté hasta él donde me sostuvo en el aire hasta que ambos terminamos en el suelo.
–¡Nicholas!

Joder, no puedo! –Gritó desde el suelo. –¿Podrías levantarte ya?

-¿Me estás llamando gorda?

-Gorda no, pesada si. –Abrí la boca ofendida para ponerme de pie rápidamente.

Idiota!

-Si, idiota si que soy por intentar hacer este paso.
–Maldeció por lo bajo para ponerse de pie. –Creo que se acabó por hoy.

-Pero si aun es temprano...

-No quiero seguir ensayando.
–Recogió sus cosas para irse sin ni siquiera despedirse.

¿Pero qué diablos?

Lo imité sin ganas de seguir bailando para caminar hacia la casa de Efren.

Hoy habíamos decidido ir al parque después de las clases de baile, aunque la mayoría de veces hacíamos eso.

Keyla, querida!

-Hola, Alice. –La saludé con un corto abrazo para luego pasar.

-Pero que guapa estás así. ¿Vienes de hacer deporte?

 ¿Vienes de hacer deporte?

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


-Más o menos. –Dije peinandome con los dedos. –¿Está Efren?

-Si, está arriba con...

-Vale, subiré entonces. –Dije interrumpiéndola antes de subir las escaleras para dirigirme a la habitación de Efren.

Abrí la puerta queriendo sorprenderlo, pero la sorprendida fui yo.

-¿Keyla?

-Hola. –Dije cruzándome de brazos para mirar a Efren.
–¿Cómo te encuentras?

-Bien. –Respondió antes de mirar a Noelia para volver a mirarme. –¿Por qué no me dijiste que venías?

-¿Perdón? ¿Es que también tengo que pedir cita para ver a mi novio?

-No, no me refiero a eso, Keyla.

-¿Ah, no?

-Yo mejor me...

-No, no, tranquila que la que sobra aquí soy yo.

-Keyla, espera. –Lo ignoré para salir de su habitación y bajar las escaleras. –¡Keyla!

Between GhostsDonde viven las historias. Descúbrelo ahora