Churrasco, gerente de almacenes El Pony Pisador.

132 20 63

Ahora empieza el trabajo de verdad. Te daré una asignación, tarea, deber, misión... caray, se me han terminado los sinónimos.

Pero, no te preocupes. No soy como la mayoría de los patrones o profesores. En ocasiones como esta, me alegro de no tener subordinados en mi empleo pues soy el típico jefe que se pone color señal de alto, pide las cosas a gritos y exige resultados para anteayer. ¿Conoces alguno así? Preséntamelo. Le daré cátedra de cómo aterrorizar medio edificio con una cuchara de plástico.

Mal chiste. En realidad soy exigente, pero comprensivo. Te exijo mucho porque yo me exijo mucho más. El que se aloca con los pedidos es Churrasco, el primo de Churrispi que es gerente de los almacenes El Pony Pisador. No te confundas con la posada que aparece en El señor de los anillos. Tolkien me robó.

No te pondré un tiempo límite para completar tu primera asignación

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

No te pondré un tiempo límite para completar tu primera asignación. De hecho, tampoco la revisaré... a menos que de verdad quieras. Sin embargo, es importante que la completes antes de pasar a la próxima misión. Velo como un videojuego. ¿Alguna vez jugaste Street Fighter, King of Fighters o Super Mario Bros? La idea es parecida. Puedes enfrentar al siguiente rival ahora, pero no te lo recomiendo si no has vencido al que tienes enfrente.

Bueno, ya he divagado mucho. ¡Fuera, impulso de idiotez!

Ahora que ya estás inspirado, es hora de concebir una historia. Con ustedes, ¡la asignación!


1. Consigue implementos de escritura. Ya sabes: papel y lápiz o el computador.

2. Esto es opcional. Pon música. Te recomiendo esta canción: 

3. Cierra los ojos, respira lento y profundo, relájate y entona este mantra: "Sin conflicto no hay historia" hasta que puedas imaginar todos los acontecimientos que quieras narrar, en un orden más o menos lógico. Cuando menos debe parecerte lógico.

4. Ráscate el trasero.

5. Intenta descubrir la idea principal de todo lo que has imaginado y resumirla en una sola oración.


Tómate tu tiempo. Lograr el punto 3 a veces puede ser condenadamente difícil. El 5 ni se diga. Pero, el resultado de este singular ejercicio será ese término ampuloso que los profesionales llaman argumento.

El argumento es la idea principal de tu novela; esa ante la cual todas las demás se subordinarán para marcar el rumbo juntas. Por ahora, lo utilizaremos para que tú mismo descubras qué quieres escribir.

Bueno, ¿por qué sigues aquí? ¡Ve a hacer los deberes!

Así que quieres escribir...¡Lee esta historia GRATIS!