Capítulo 9.

18 3 3


10 COSAS QUE ODIO DE TI

Llevo varias noches soñando con Ian. Es un fantasma que ha regresado para quedarse plantado en mi vida. Pensé que un día su recuerdo se perdería entre tantos otros pero la verdad es que ha estado tan latente, que pienso que por nosotros no han pasado los años. Que un día despertaré de este sueño. Que nunca he dejado de tener dieciséis.

Los brazos de Adrien me rodean en cuanto lo escucho moverse en la cama. Me rodea con su calor de su esculpido cuerpo, dándome un beso en el cuello para después volver a cerrar los ojos.

No puedo hacerlo.

A veces siento a Adrien tan ajeno a mi. Nada puede comprar el amor, mucho menos la tranquilidad y no sé porque ese fantasma que es Ian ha estado perturbándome con tanta insistencia.

Es su imagen la que no me quito de la cabeza pero no puedo borrarla de mi teléfono porque sería como deshacerme de un pedazo de él. Sé que es una realidad, que ya no es un recuerdo distante. No puedo renunciar a él. Esa es mi verdad. Debe ser mi karma.

Bianca me ha descubierto de nuevo mirando la fotografía de Ian.

- No debí habértela enviado.

- Lo dices como jefa ó como amiga.

- Como amiga. Obvio.

He estado distraída, intranquila. Quiero sentirme libre pero es algo que jamás sucederá mientras siga sin saber porque Ian no regresó, porque me dejó plantada en uno de los días más importantes, que se convirtió en uno de los amargos.

Dueles, Ian Whitmore.

- ¿Qué pasaría si volvieras a encontrarlo?

- No sé. Respondo sin siquiera pensar en esa posibilidad.

- Es el AMOR de tu vida y no sabrías que decirle.

- No es el amor de mi vida.

Bianca sabe que lo es. Sabe que estoy con Adrien aunque mi corazón late por alguien más, por esa sombra en mi vida, por ese niño que nunca debí haber conocido.

- Qué tal si Ian no es el malo de la historia. Si pasó algo que lo hizo desaparecer así.

- Nadie desaparece sin dejar rastro.

He tratado de justificarlo. Pensé en mil cosas en aquel entonces, pero no hay pretextos. Nunca volví a saber de él. Ya no somos esos adolescentes, sino adultos y parece que yo fui la más perjudicada en esta historia; soy la que sueña con él, la que vive pensando en lo que fue. La que quiere quitarse a ese fantasma de encima.

- Estás siendo muy dramática.

- ¿Dramática?

- No sabes lo que fueron esos años sin saber de él. Le escribí y nunca respondió. No volvió a buscarme.

- Eso no lo sabes. A los pocos meses fuiste adoptada. Qué tal si regresó al pueblo.

- Callum me lo habría dicho.

Sé que Callum estaba celoso de Ian. Estaba enamorado de mi. Me lo confesó la noche de mi graduación, cuando tuvo que acompañarme porque Ian no llegó. Jamás existieron mentiras entre los dos. Callum era buen amigo, sincero, algo posesivo, quizá, pero jamás me ocultaría algo así.

Ian no me buscó y punto.

- Deberías darte una oportunidad. Si tuvieras a Ian enfrente, deberías decirle  todo lo que te has estado tragando durante estos años.

INSEPARABLES - 1999-Where stories live. Discover now