Reto 23

53 2 0

Consigna: Comienza un relato con: "Nada, no le queda nada".



NADA

Nada, no le queda nada, ni siquiera voluntad, ni siquiera fuerzas o ganas. No le queda nada.

Y cómo podría, si ella se lo había llevado todo. Incluso sus preciados recuerdos. Aunque a decir verdad no podía precisar con certeza que fueran preciosos. Pero le gustaba pensar que así habían sido, que, aunque no lo recordaba, había tenido una buena y satisfactoria vida.

—Señor Romero —habló alguien, pero él no atendió. Ni siquiera recordaba a nadie con ese apellido, ¿o era un nombre, acaso?—. Señor Romero —repitió la voz de la enfermera sonriente que le tomaba por el hombro.

¡Él era el Señor Romero! se habría puesto a llorar, si le quedaran ganas de sentir dolor de cabeza, o quizá se hubiera reído, de tener aún sentido del humor. Pero nada, no le quedaba nada. Por eso solo preguntó a la mujer que le llamaba: —¿Quién es usted? —olvidándose incluso del Alzheimer, esa enfermedad que se lo había quitado todo.




Siento que me ha quedado corto, pero creo que ha quedado bien. ¿Ustedes que dicen de este microrrelato?, ¿les ha gustado? Deseo que sí.

Gracias por leer. Besos hermosuras. 

52 Retos de escritura 2017¡Lee esta historia GRATIS!