Capítulo 8.

19 3 4

YA NO PUEDO ESPERAR.

Llegué por la tarde fastidiado y algo desvelado después de la  sorpresa que me organizó Rayna y la verdad es que odiaba las fiestas de cumpleaños. No soy una persona que se emocione ante la idea de cumplir años. Rayna lo sabe pero aún así organizó esa fiesta llena de gente que no conocía y donde me acompañaron los pocos amigos que tengo.

Entro a la cocina para buscar un bote de agua. Hay un aroma muy especial que atrapa mi atención. Huele a canela. Debe ser un poco del pay de manzana que Rayna hizo el otro día, solo que ese no olía tan bien como este.

Descubro un pay de manzana sobre un plato rojo. Rayna debe haberlo hecho.

- No. No vayas a partirlo aún. - Dice Rayna.

- ¿Ya te gustó hacer pays?

Veo a Rayna entrando con varias bolsas. Debió haber salido de compras. Es una de sus actividades habituales. No tiene problema por gastar el dinero que su millonario padre le deposita seguido. Rayna sabe cómo vivir la vida de una socialite.

- Solo quiero consentirte.

- No, tú quieres engordarme.

- Eso jamás, aunque, no te caerían mal unos cuantos kilos. Sigues teniendo el mismo cuerpo que cuando te conocí.

- Entonces no me equivoqué...  ¡Quieres engordarme!

- ¡Basta!

Rayna parte el pay de manzana y se ve delicioso. La manzana cae por los lados. El olor a canela brota. Es tan parecido al pay de Taylor. No puedo creer que Rayna haya podido hacerlo igual. Ni siquiera tiene la receta.

- Lo preparé con mucho amor. Ya lo sabes.

Al llevar la primera rebanada a mi boca, un sin fin de recuerdos y emociones explotan en mi boca; como la primera vez que me llevó uno a casa del abuelo.

Devoro rebanada tras rebanada, fascinado por este sabor que me hace regresar al pueblo para imaginar que estoy acompañado por Taylor. Rayna me comenta que ya encontró a la wedding planner para la boda. Había tenido problemas con la primera, le canceló porque Rayna la irritó hasta cansarla.

Rayna es una "bridezilla" en toda la extensión de la palabra pero parece que esta wedding planner y su compañero son muy profesionales. Los mejores en toda la ciudad.

- En verdad, no puedo creer que este pay te haya quedado tan delicioso. Es como probar el pay que hacían las hermanas en el pueblo del abuelo.

- Pues que bueno que te gustó. En verdad. Y por cierto. ¿Por qué nunca me has querido hablar de ese pueblo?

Creo que a Rayna le he ocultado algunos capítulos de mi vida, como el de Taylor y todo lo que ocurrió en esa época. Me duele recordarlo. No he podido reconciliarme con ese adolescente que fui.

Le fallé a Taylor y el haberla perdido es mi castigo porque me rendí cuando se me complicó encontrarla. No tengo justificación, y también, cómo podría contarle a Rayna, la mujer con la que voy a casarme, que en ese pueblo vivió la mujer que amo. Que vivo atormentado por su recuerdo, que la veo en todos lados, que solo pienso en encontrarla.

Le rompería el corazón.

- Baby, es como si hubieras arrancado esos fragmentos de tu vida, como si te avergonzaras de tu adolescencia.

- No. No es así, es solo que en cierta parte, me siento culpable por la muerte del abuelo.

- No. No debes sentirte así. Ya lo habíamos hablado. Tu abuelo murió cuando le dieron la noticia de tu accidente. No sabías que eso iba a ocurrir.

Recordarlo no tiene caso pero si no hubiera caído en las provocaciones de Callum ese accidente no habría ocurrido, Taylor y yo estaríamos juntos, tal vez, el abuelo no habría muerto así, y yo no hubiera perdido esos meses en rehabilitación, meses en los que Taylor desapareció sin dejar rastro.

Esta plática me ha dejado pensativo y es un tema que hubiera preferido no tocar. Estoy sensible ahora. Mi cumpleaños tantos recuerdos, este maldito pero delicioso pay que solo me trae recuerdos porque sabe a mi hogar, sabe a Taylor.

Estoy alucinando. Solo un desquiciado pensaría que una rebanada de pay puede saber a alguien. No sé que me pasa.

Taylor. Te has metido tanto en mi cabeza.

¿Dónde estás?

Es cuando me pregunto en dónde estará que imagino todas las cosas y la forma en que reaccionaría al encontrarla después de tanto tiempo.

VINCE & GRAHAM

WEDDING PLANNING

Encuentro una tarjeta de presentación blanca con letras en color rosa que se ha caído de la bolsa de Rayna al colocarla en otra silla.

"VINCE & GRAHAM".

"Maldita sea".

Ese era el apellido de Taylor. Graham.

Hay una persona que conozco que se apellidaba Vince pero sería mucha casualidad que ella tuviera relación con esta tarjeta.

BIANCA VINCE.

Así se llamaba la mejor amiga de Taylor. Bianca.

Ella fue adoptada por una familia. Ambas eran huérfanas que crecieron junto con las hermanas en el pueblo, pero eran tan unidas que se consideraban hermanas.

Taylor me platicó en muchas ocasiones de ella, de cuanto la extrañaba, de que esperaba con mucha ilusión que una familia llegara a adoptarla aunque ya no fuera un bebé o una niña más pequeña.

¿Cómo es su vida ahora? Si regresó al pueblo porque no me buscó, porque no escribió ninguna carta.

BIANCA VINCE.

Se me ha metido en la cabeza que quizá sea la amiga de Taylor. Si es la amiga de Taylor, Bianca podría decirme donde está.

Tomo la computadora de inmediato buscando en las redes sociales su nombre.

Es la tercer persona en aparecer en el buscador de Facebook. No imaginé que su nombre y apellido pudieran estar repetidos.

No viene nada sobre su trabajo. Tiene su perfil bloqueado pero debo encontrar algo en las fotos que tiene abiertas.

Así aparece una imagen de ella y otra chica tiradas en la arena, con las piernas al sol y sus cabellos cayendo sobre los hombros. No se ve más. Alguien debió tomarles la foto desde arriba.

Si pudiera ver más, si hubiera otra foto.

No tengo otra opción pata satisfacer esta curiosidad que está matándome que buscar quién le dio LIKE a esa foto pero no aparece más. Ni un like, ni un comentario de ella, pero al volver a buscar entre sus fotos abiertas, encuentro una foto vieja, pero que fue claramente tomada con una cámara digital.

Ella y Taylor recostadas sobre una camioneta vieja. Esa camioneta que era de Callum.

I-N-S-E-P-A-R-A-B-L-E-S. Ese es el nombre que lleva la foto.

Son los cabellos de Taylor y sobre esa foto un LIKE, de Taylor.

T. Marie Graham.

"Marie".

No sabía que tenía un segundo nombre.

El corazón se me detiene al descubrir esto.

Tengo a Taylor y lo único que parece separarnos es la pantalla del teléfono.

Busco su nombre para encontrarla recostada en la arena en la foto de su biografía, con un bikini blanco y sus cabellos brillantes al sol.

En su foto veo el close up de su rostro, tan lindo y perfecto, con sus cejas pobladas y ojos de color.

Taylor.

Necesito verte.

Necesito saber de ti.

Debo esperar a que me acepte mi solicitud de amistad.

Siento que la vida se me irá esperándola. Ya no puedo aguantar más.

INSEPARABLES - 1999-Where stories live. Discover now