Lie to me

1.7K 188 27
                                          

Rachel

De un segundo a otro, todo se volvió de color rojo, solo podía distinguir la sangre que estaba sobre toda la mesa, me comencé a sentir muy mal y caí inconsciente.

...

Cuando mis ojos volvieron a abrirse, seguía donde mismo, atada. Pero a mi alrededor no había ningún rastro de sangre, incluso mi ropa estaba limpia, un momento, ¡esta no es mi ropa! Estaba vestida con el uniforme de una enfermera. Mire mis manos, temiendo ver una horrible imagen, pero tenia ambas manos completamente vendadas. Un agudo dolor me invadió, mi cabeza comenzó a martillear, comencé a gritar. Entonces me inyectaron algo en el brazo. Segundos después el dolor desapareció.

Mire a mi alrededor, y justo aun lado mio estaba ella sonriendo.

-¿Que me hicistes?-

-Solo te di algo para soportar el dolor- sonrió.

Entonces la vi bien, estaba usando mi ropa, la cual estaba llena de sangre.

-¿Por que haces esto?-

-¿Por que?- comenzó a reír como maniática y después se quedo en silencio, un segundo después la tenia frente a mi y en mi cuello sentí algo helado, tenia un bisturí sobre mi garganta -Por que Scott es mio y no dejare que una cualquiera como tu lo toque- su mirada desbordaba locura y yo no podía evitar temblar, menos al sentir aquel utensilio medico en mi garganta.

-¿P... pensé que solo eras su enfermera?- dije tratando de ocultar mi temor, pero algo tenia seguro, mientras la entretuviera hablando, mas lejos estaría de ser herida.

-¡¿Solo su enfermera?! ¡No me hagas reír! ¡Scott camina gracias a mi! ¡¡Yo soy el amor de su vida!!- después comenzó a gritar cosas sin sentido. Y en un ataque de ira, me acerco tanto el bisturí que comencé a sentir un liquido correr por mi cuello, por suerte, gracias a aquella inyección no sentía nada. -¡Oh no! ¡Te he hecho daño!- grito realmente preocupada, eso me desconcertó -Curare esa herida- dijo y desapareció por unos minutos, después volvió con un pequeño botiquín y curo la herida de mi cuello.

No entendía bien la situación, pero algo estaba claro, mi vida esta en manos de una completa loca.

Cuando mi herida estuvo curada, ella volvió a desbordar locura en su mirada.

-¿Esperas que alguien te salve?- me dijo y yo no conteste -Por que si esperas que sea Scott el que lo haga, dejame decirte que eso no pasara- comenzó a reír.

-Loca- murmure y por suerte ella no me escucho.

-¿Quieres que te demuestre que soy la única a quien Scott ama?- dijo sonriendo y yo la mire con atención. Entonces me mostró algo en su mano, era mi celular. Marco un numero y lo puso en altavoz.

-¡¡Rachel!!- dijeron con desesperación desde el otro lado de la linea, inmediatamente reconocí la voz, era Scott.

-Hola cariño, te hecho mucho de menos ¿cuando vuelves?- dijo ella y del otro lado hubo unos segundos de silencio.

-Me surgieron unos pendientes, pero en cuanto me desocupe ire a verte- dijo la voz de Scott mucho mas calmada y hasta ¿cariñosa?

-Oh muy bien, te esperaré con ansias, por que te necesitó para eliminar a el pequeño estorbo- hizo énfasis en la palabra estorbo.

-Si, creo que ya es hora de eliminarlo de nuestra vida- no podía creer las palabras que escuchaba ¿en verdad era Scott?

-Bien, te espero, te amo, y cariño, conduce con cuidado-

-Tranquila, lo haré, te amo- finalizo la llamada y yo sentí un dolor en mi pecho, esa llamada tenia que tener una explicación ¿verdad?

Comence a sentir mis mejillas mojadas ¿estaba llorando?

-La verdad duele- dijo sonriendo mientras que limpiaba mis lágrimas -pero al menos morirás sin vivir una mentira- me sonrió.

-¿Por que no me dejas ir?- dije con voz apenas audible -de todos modos Scott te quiere a ti-

-Podría hacerlo- me contesto -pero nada me asegura que no intentaras seducir a mi Scott de nuevo-

-No me acercare a ustedes ¡lo prometo!-

-Es una lastima que no te crea, pero para que te sientas mejor, te haré un recuerdo- entonces saco de nuevo su bisturí y lo clavo en mi brazo, haciéndome gritar -vaya, creó que la anestesia esta perdiendo efecto- comenzó a reír, mientras yo trataba de liberarme, pero como mis manos estaban atadas me resultó imposible.

-¡Detente! ¡Por favor!- comencé a gritar.

-¡¿Que me detenga?! ¡¡No me detuve cuando Scott me necesitaba!! ¡¡No me detuve cuando Scott dijo que le gustaban las chicas de cabello corto, aunque había pasado años dejando crecer mi cabello!! ¡¡No me detuve cuando esa tipa se le confesó a mi Scott!! ¡¡No me detuve a pesar del dolor!!- entonces se levanto la blusa y su cuerpo estaba lleno de heridas y cicatrices, estas formaban una palabra, una palabra dispersa por todo su cuerpo: Scott.

La miré horrorizada, aunque la herida en mi brazo ardía y sangraba. Era el miedo lo que me consumía. Si eso se había hecho a si misma ¿que no sería capaz de hacerme a mi?

-¡¡Y no me detendré ahora!!- grito mientras que con el bisturí se hacia pequeños cortes en el ojo. Cuando termino, en su párpado lleno de sangre, apareció la palabra Scott.

El silencio se hizo presente. Yo no dejaba de ver como sangraba su párpado y ella no dejaba de ver la herida en mi brazo. Después de unos segundos, desapareció a mis espaldas. Yo temblaba de horror, ella estaba loca, si no conseguía salir pronto de aquí, tal vez nunca volvería a ver la luz del sol.

Momentos después, ella volvió, tenía su ojo vendado y traía un botiquín con ella, entonces con mucha calma comenzó a curar mi brazo. Ella no dejaba de sonreír como si intentara ser amable, pero solo me causaba más miedo.

Entonces se escucho como se abría una puerta.

-Ya llego- murmuró ella y se alejo de mi.

Me gire lo mas que pude, para ver quien había llegado, pero la escena que vi, me destrozó el corazón.

Scott le entrego un ramo de flores y después la beso.

Gracias por leer.
XD

Ni la muerte podra tocarteDonde viven las historias. Descúbrelo ahora