Narra Zayn.

No recuerdo cuanto tiempo llevo aquí, creo que perdí la cabeza estando aquí, no estaba en la misma cárcel que estuve la ultima vez, esta era mucho mas grande, tenia una celda para mi solo, por suerte; pero no tenía los mismos derechos, con suerte y podía respirar aquí dentro, todo un desastre. Llegué aquí y estaba mas perdido que nunca, queria saber como había pasado aquello, primero porque es casi imposible que ellos hayan encontrado los cuerpos de los hombres que he matado, son muchos los trucos para deshacerse de un cuerpo, de manera que no sea encontrado, lo he hecho por años, no es verdad que justamente ahora la policía me haya atrapado, cuando pudieron haberse dado cuenta de ello en el primer juicio que tuve.

Esta vez, el veredicto fue un delito grave, así que fui condenado a 16 años sin fianza según el juez, al menos tengo un dia fichado para salir de aquí y no fui penado a cadena perpetua sin libertad condicional. Una verdadera tortura era estar aquí, hacía lo posible para no meterme en problemas, pero era una tarea difícil aquí, me vi metido en una pelea mas de una vez, los primeros años no fueron nada fácil, considerando que al tercer año quería salir cuanto antes de aquí. Pasar mi cumpleaños metido en un celda no era lo peor, lo mas malo era despertar cada mañana con las ganas de ver a Brenna y a mi hija, no podía comunicarme con ella, siquiera escuchar su voz. No creo que sea capaz de seguir aqui por mas tiempo, siento que estoy muriendo por dentro lentamente, he tenido ataques de ansiedad que no han sido para nada lindos.

Detestaba estar en prisión, era todo lo mismo, todos los días, estar despierto a las siete de la mañana, desayunar, lavar el horrible uniforme si hay que lavar, planchar si es necesario, distribuir la ropa limpia, todo siendo vigilado por un guardia, incluso cuando era la hora del baño tenía a un maldito policia detras de mi, no hay manera de que pueda salir de aquí escapando, pero lo he pensado bastante durante el largo tiempo que tengo en esta porquería, he analizado todas las maneras para salir de aquí, pero siempre hay un problema mas grande, los guardias no desaparece nunca, las cámaras, las puertas con alarma y por último las rejas eléctricas, es todo un reto que no pienso correr yo solo, es simple, no se puede escapar de aquí.

Pensé en huir de aqui, ir con Brenna lo mas rápido que pueda irnos lejos, a una isla, cambiar mi nombre y apariencia, son muchos los planes que he tenido en mente, ninguno que haya empezado a poner en práctica. Bryan me visita una vez al mes, siempre pregunto por Brenna, pero él no sabe nada de ella, nadie sabe nada, lo que mas me asusta es que a ella y a mi hija le haya pasado algo, es mi pesadilla de todas las noches, solo espero que Nathan este cuidando de ellas. Por otro lado Bonie viene a ver a su policía de vez en cuando, quien también esta metido en esto, he hablado con ella un par de veces, sobre lo mismo que siempre hemos hablado, es lo único que nos mantiene en contacto, sigo creyendo que ella tiene algo que ver con esto, pero no le digo nada al respecto.

No sabía hora era, ni dia, ni nada, estaba en mi hora de descanso, mirando como los demás reclusos jugaban en la cancha, yo me entretenía algunas veces pero hoy no tenía ánimos para nada, solo quería un puto cigarrillo, pero no, aquí no se puede nada.

"Malik"- el grito de un guardia llama mi atención, genial, ya estoy metido en un lío otra vez.

"Camina, tienes visitas"- me empujan como si fuera un animal.

"Se caminar por mi cuenta, joder"- me quejo, aun asi no me deja ir. No veo la hora en que salga de aquí. Antes de ver de quién se trata mi visita, me esposaron de pies y manos, entro a la cabina y veo a Bonie, igual que siempre.

"Hola Zayn"- me saluda ella con una sonrisa de lado.

"Hola"- a duras penas la saludo.

Scape | Z.M¡Lee esta historia GRATIS!