Do not kill me!

7.8K 537 48

Al despertar me percaté de una respiración lenta cerca de mi boca y el frío en mis piernas.

La verdad no se sentía nada incómodo.

Una respiración en mi nuca, pensé que sería Asher, porque dormí de espaldas a él, peroal abrir los ojos me lo encontré tan cerca de mí que sus labios entreabiertos rozaban mi barbilla.

Eso no fue lo único por lo que aparté asustada, si no que sus manos habían subido mi camisón hasta los muslos y ahí las habia posado.

Al saltar hacia atrás choqué contra Drake, pero no se despertó, tampoco Asher.

Me bajé de la cama y caminé por el pasillo hasta bajar las escaleras.

Por el reloj de pared el pasillo eran las cuatro la la mañana, todos dormían.

O eso pensé.

Fui a la cocina, no porque tuviera hambre, solo queria investigar un poco.

Había carne roja en un plato sobre la mesa, junto a él un cuchillo grande.

Seguí recorriendo los pasillos.

Pensaba e  lo incómodo que hubiera sido despertar asi con Asher y que él se hubiera dado cuenta.

Sus manos en mi muslo, su boca rozando mi barbilla, sus ojos cerrados, tan tranquilo.

Traté de no pensar en eso.

Caminé por los pasillos hasta llegar de nuevo a la cocina.

La carne roja sobre la mesa, todo tranquilo.

¿Junto a la carne no había un cuchillo grande y afilado?

Tal vez solo eran imaginaciones mías.

Recorrí otro pasillo hasta que el corazón me latió con fuerza. Se escuchaban pasos detrás mío.

Cuando volteé no había nadie, pero no me quedé tranquila.

Seguí caminando por los pasillos, me costaba creer que habia tantos en una casa que parecia tan pequeña.

Lod pasos se hacían más apurados y se sentían más cerca, el sudor me empapaba la cara, el  cuello y las manos.

Casi sentía los pasos sobre mí cuando eché a correr más aprisa, tanto que pude haber volado.

Las luces estaban apagadas, no podía ver nada, pero corría, no sabía a quien me enfrentaba.

Pensé que tal vez Drake o Asher se habian dado cuenta de que no estaba dormida y fueron a buscarme, pero luego lo retiré, si Drake me hubiera ido a buscar habría gritado mi nombre, y si Asher me hubiera ido a buscar ya me habría alcanzado.

Alguien se habia metido a la casa, tal vez.

Después de lo que pareció haber recorrido un laberinto, llegué a una habitación asquerosa, no habia ventanas, y una lámpara apenas iluminaba un poco, habia una cama con sábanas blancas y manchas rojas, al lado habian sogas cortadas, el suelo era de madera oscura, y había un armario.

Los pasos ya no se escuchaban cercanos, estaban en la lejanía, pero pude adivinar que se dirigía a esa habitación.

Abrí el armario, que por suerte no rechinó, y me escondí ahí.

Los pasos se escuchaban en la habitación, pero luego se desviaron a los pasillos, hasta que ya no los oía más.

Tenía la respiración entrecortada, y el corazón me dolía.

Bad boy¡Lee esta historia GRATIS!