Ideas fumadas

120 24 53


Así que quieres escribir... pero, ¿qué?

Eh... muy interesante. ¡Siguiente pregunta!

Bueno, hablando en serio, una idea es lo primero que necesitas para crear historias. Suena obvio y hasta lógico —especialmente viniendo de mí—. Sin embargo y "aunque usted no lo crea" hay infinidad de autores que se lanzan a escribir lo primero en sus cocos. ¿El resultado? Es una aberración que sólo mi abuelita, Doña Pura Concepción Garza, describiría con muy acertada elocuencia: No se sabe dónde tiene la cabeza o el culo.

No pretendo convertirte en un novelista consagrado

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

No pretendo convertirte en un novelista consagrado. Es más, tampoco en uno decente. Si tuviera cómo, te transformaría en sapo; pero, lo mejor que puedo hacer es compartir contigo mi casi inexistente experiencia. La clase de autor en que te conviertas dependerá de ti. En todo caso, no puedes andar por ahí sin ideas. Ahora sí, aclarado el punto, vayamos a buscarlas.

No existe un sitio como idealandia para enviarte allá por paquetería. Aparte de que me saldría caro, resultaría complicado escoger una. Gracias a Olam que no hay un lugar así.

Hay muchas formas —por suerte, ninguna equivocada— para encontrar ideas. Aquí te comparto algunos consejos. ¡Es hora de pelear! Ejem... quiero decir, ¡iniciar la práctica!

0. Empiezo aquí porque, antes de hacer nada, prefiero decirte que es un delito copiar el trabajo de otros y presentarlo como tuyo. Di no al plagio. Créeme, te ahorrarás un montón de plata si no necesitas al abogado del diablo.

1. Procura tener a la mano papel, goma de borrar y lápiz. Bolígrafo no (o pluma, no sé cómo la conozcan en tu país). La gracia es poder cambiar de opinión sin más trámites.

2. La inspiración y las ganas de ir al baño tienen algo en común: llegan de pronto. Nunca subestimes el poder de tu mente. Si la idea apareció de pronto en tu cabeza, te envidio. Es hora de anotarla en el cuaderno del punto 1. Si no es tu caso, continúa leyendo.

3. Aunque a nadie le importen, tus vivencias también podrían servir. De hecho, encontré la inspiración para El sueño de los reyes en una sala de cuidados intensivos. Apenas tenía 24 horas para trasladar a mi esposa desde mi pueblo hasta la ciudad de Monterrey, México y conseguir 1 litro de sangre. ¿Fue difícil transformar una emergencia médica en una guerra y darle 24 horas al protagonista para rescatar a su familia de un reino enemigo? Claro que sí, pero, esa vivencia fue el germen de mi opera prima.

4. Algo genial se te puede ocurrir si estás atento a tus alrededores. Ocurren sucesos inesperados, oyes frases interesantes, ves algo fuera de lo común. Estos elementos bien pueden prender la mecha; no dudes en anotarlos.

5. Por extraño que se vea, los sueños producto de una indigestión proveen ideas geniales. Anota los más raros o vívidos en cuanto despiertes. Recuerda, se vale soñar.

6. Recorta las noticias más peculiares del diario o imprímelas de internet.

7. Oye música si en tu casa o trabajo no puedes observar a los demás o tus alrededores... o si no son tan interesantes.

8. Ahora, ya que tienes algunas ideas, ¡Juega con ellas! Mézclalas como quieras. ¿Piensas que la magia negra medieval y el Viejo Oeste no tienen nada que ver? Cambiarás de opinión cuando leas El libro en el costal, que, por cierto, fue mi primer cuento.

9. Los libros y el anime también contienen mucho material interesante. Sin embargo, para que no necesites contratar al abogado del diablo, dale un giro tan distinto como puedas. Si es posible, que no se note la similitud o la conexión. ¿Imaginas a una chica usando los poderes del prisma solar para vencer al reino de las sombras, que busca robar las almas de la tierra y alimentar con ellas un generador con el cual planean revivir a un dios maligno? ¡Nada que ver con Sailor Moon! ¿Imaginas un demonio que adquiere la forma corporal de un gigante de 100 metros de alto y derriba las murallas de Soteria para que otros demonios con diferentes apariencias monstruosas entren? Si pensaste en Shingeki no Kyojin... acertaste. Si optas por seguir este consejo, ten cuidado: hay una línea delgada entre el plagio y el guiño.

10. No deseches las ideas que no uses. El bloqueo del escritor es real. Puede atacarte cuando menos lo esperes, y esas ideas que ayer te parecieron inútiles ahora serán un tesoro.

¿Has tenido alguna idea recientemente y te gustaría una opinión? No lo pongas en los comentarios. Si quieres que te oriente, mejor envíame un mensaje a mi buzón privado.

¿Ya tienes un método? ¿Qué tal si compartes en los comentarios?


Así que quieres escribir...¡Lee esta historia GRATIS!