CAPITULO 34

2.8K 424 94

-Si. No. Diablos, no sé; pero no te preocupes por eso, porque Jooheon no va a ganar.

-No me importa. Haría lo que fuera para defender tu honor Jimin.

-Igual que yo. 

Jimin pasó los dedos por su mejilla y luego apretó la nariz. Y le dio un pequeño beso. Sonó la campana.

Jimin se dirigió hacia el centro y el corazón de Jungkook se fue con él.

Esta vez los hombres se golpearon con rapidez, sin contenerse, era una furia de puños y patadas. Sangre brotaba de la nariz de Jooheon, y Jimin tenía un corte sobre su ojo.

El aire vibró  -¡Jimin, está cambiando!-  Jungkook gritó.

Jooheon cambió, con Jimin a sólo uno, o dos segundos detrás de él, pero fue todo lo que necesitaba para hacer su movimiento, y embistió a través de la jaula a Jimin.

Jooheon se había metido más cerca de Jungkook y este se encogió contra el alambrado.

Jooheon olfateó el aire, y ahulló. Sus ojos, hermosos como eran, se volvieron oscuros y peligrosos. Por primera vez, se dio cuenta de que su propio olor conducía a un frenesí de apareamiento.

El lobo Jimin gruñó y se lanzo entre ellos, los dientes crujían en el aire, y de alguna manera se las arregló para conseguir agarrar la pierna de Jooheon. El lobo gimió, y Jimin lo dejó ir. 

-¡Vuelve a la posición!-  Jungkook gritó.

Jimin fue con dificultad,  y desafió a Jooheon. Jooheon cojeando, con la pierna ensangrentada, dejando huellas rojas. Se mantuvo en su territorio, yendo y viniendo, pero cada vez moviéndose un poco más cerca.

Hoseok gritó: -¡Jooheon cambia!

Con un gemido, Jooheon obedeció -¡La lucha ha terminado!-  Hoseok declaró.

Jungkook fue hacia adelante y agarró el collarín de Jimin  -Cambia, ahora.

Jimin cambió, y desaparecieron sus heridas.

-¿Qué mierda?-  Jooheon se voltio hacia Hoseok y lo fulminó con la mirada.

-Estás herido. Necesitabas cambiar y sanar. Esto es simplemente un sparring, y no voy a perder a mi mejor socio de entrenamiento a causa de una estúpida apuesta por una mamada.

Jungkook estaba super de acuerdo.

-Estoy de acuerdo. Se supone que ustedes me están ayudando a guiar a Jimin como lobo, pero no puedo hacerlo de esta manera-  abrazo a Jimin  -Tiene que haber una mejor manera de hacer esto.

-No puedo pensar en una. Así es como Yoongi y yo lo hicimos. Así es como todos lo hacen.

Jungkook se rascó la cabeza, pensando, luego miró a Hoseok. El entrenador revisaba a Jooheon, revisando sus brazos y piernas, el torso, mientras estaba de píe obedientemente. Cuando pasó las manos sobre las piernas, el pene del lobo se puso duro. Hoseok tenía que haberlo notado. Era imposible pasar por alto el largo pene, pero sólo le dio una palmada en el culo a Jooheon y señaló hacia las sillas.

-Consigue algo de beber y enfría. Quiero hablar con Jungkook. Jimin, tú también. Tómate un descanso.

Jimin asintió y se fueron.

Jungkook y Hoseok se quedaron solos en la jaula. Su corazón estaba en su garganta, y temía a lo que le diría. Que él no era bueno para ser un compañero, que le diría a Nam Joon que lo vendiera y consiguiera a otro chico para ser el compañero de Jimin.

-Lo hiciste genial Jungkook.

Jungkook parpadeó.

-¿En serio?

-Por supuesto. Eres joven y tienes mucho que aprender, eso es todo.

-Yoongi lo haría mejor-  se miró los pies descalzos.

-Sí, lo hizo. Fue uno de los mejores. Y Jimin lo amaba y él amaba a Jimin-  Hoseok miró hacia el techo, como si estuviera organizando sus pensamientos  -Jimin se preocupa por ti Jungkook. No solo como un bonito joven esclavo, sino como su compañero. Sé que esto es duro ahora, pero cada día que estés en la jaula, se hará más fácil.

-No lo sé. No estoy seguro de que estuviera destinado para hacer esto-  negó con la cabeza.

-Lo estás. Soy bueno juzgando la carne, y cuando le dije a Nam Joon que te comprara para Jimin, tuve razón. Lo harías bien... Y lo hiciste. Tú lo has traído de nuevo a la jaula.

-Quiero ser bueno, para Jimin. Yo quiero ser...-  se tambaleó  -¿Mejor que Yoongi?

Hoseok sonrió.

-Sí. Lo serás. Antes de que finalice el mes, si trabajas duro, tú y Jimin serán imparables.

Hoseok se inclinó y le susurró: -Ya estás volviendo a todos locos de lujuria.

-¿Yo?

Lo miro con asombro. El entrenador sólo se rió, le dio una palmada en el hombro y se alejó. Lo siguió y se unió a los demás.

-Entonces, ¿quién ganó?- Jooheon preguntó.

-Ha sido un empate-  dijo Jimin.

-Bueno, sólo fueron tres rounds, y Jimin ganó dos- Hoseok puntualizo.

-Eso no está bien. Tú detuviste la pelea-  bramó Jooheon.

-Olvídalo, Jooheon. Jungkook no va a chuparte el pene-  Jimin le sonrió a su amigo y socios de sparring.

Jooheon se movió hacia adelante, y lo mismo hizo Jimin. Jungkook saltó entre ellos, cada palma de sus manos en cada uno de los pechos de los lobos.

-Esperen. ¡Quédense ahí!

Los dos hombres lo miraron.

-¿Jungkook?

-Miren, puedo hacerlo con ambos.

Jungkook los miró con lo que esperaba fuera la personificación de la perversidad en sus ojos. Jooheon gimió, y Jimin resopló.

-¿Ambos?

Jungkook corrió sus manos hacia abajo por sus pechos y tomó el pene de cada hombre en sus manos. Con una rápida caricia, los tuvo a ambos gimiendo.

-Ambos.

*********************************

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

*********************************

Peleando Por Ti (Jikook)¡Lee esta historia GRATIS!