CAPITULO 33

3.1K 423 19

-Regreso en diez minutos- Nam Joon hizo 'clic' en el cronómetro tiempo -Tengo que ir a ver algo acerca de los horarios. Estaré de vuelta antes del próximo round. Cinco rounds, de tres minutos cada uno- Luego se levantó y se dirigió a las oficinas centrales.

Los dos lobos cayeron sobre sus sillas mientras Hoseok se arrodilló y les habló acerca de sus actuaciones.

Jungkook apenas escuchaba. Muchas cosas estaban dando vueltas por su mente.

Estaba tan confundido.

Había hecho un trato con Nam Joon por su libertad, y hasta ahora había mantenido su parte del trato.

Jimin estaba entrenando y pelearía nuevamente.

Pero sus sentimientos hacia Jimin habían crecido «más allá de simplemente sexo» se había apareado con Jimin. Apareado.

Su vida y la de Jimin ahora estaban entrelazadas.

Se preocupaba por Jimin, más de lo que nunca le había importado cualquier otra persona en su corta vida.

No es que jamás hubiera tenido la oportunidad de conocer a alguno de los otros chicos. Ellos vinieron y se fueron tan rápido, que sólo los veía por breves momentos durante el día, no lo suficiente como para enamorarse de alguien.

Jimin y él vivían juntos. Compartían la cama. Su comida. Su afecto.

No estaba seguro de si alguna vez podría amarlo como había amado a Yoongi, pero había intentado tan duro conseguir que que se enamorara de él.

Y ese fue su error.

Lo veía ahora. Jugar con el corazón de Jimin sólo para aplastarlo cuando obtuviera su libertad y saliera de su vida.

«como un hombre libre».

¿Pero su libertad? Era todo lo que había soñado durante años.

Todas las noches había permanecido solo, pensando en lo que iba a hacer y a dónde se iría si fuera libre. Ahora todo le parecía... mal. Y no sabía por qué.

-Vamos Jungkook.

Jimin le dio un zape en la cabeza. Era suave, no pretendía hacer daño.

Lo miró a la cara, le sonreía como si no hubiera nada que Jungkook no pudiera pedirle y que él se lo negara.

Jungkook asintió y se levantó. Con unos pocos y rápidos movimientos, se liberó del burka y, desnudo, se unió a Jimin y Jooheon en la jaula. Él tomó su lugar detrás de Jimin, agarró los eslabones que amarraban su cadena, y le dio a Hoseok un giño indicándole que estaba preparado.

 Él tomó su lugar detrás de Jimin, agarró los eslabones que amarraban su cadena, y le dio a Hoseok un giño indicándole que estaba preparado

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Sonó la campana, y los lobos se enfrentaron.

El corazón de Jungkook palpitaba en su cabeza mientras observaba a los dos hombres. Jooheon hizo el primer movimiento, llegando con una lluvia de golpes.

Jimin regreso los golpes, carne contra carne sonaba mientras Jungkook se echaba hacia atrás. Su agarre en los eslabones le impedía moverse. No tenía opción, y sabía que tenía que quedarse donde estaba para que Jimin pudiera protegerlo.

Jooheon esquivó un swing de Jimin y llegó con una patada circular, pero Jimin agarró su pierna extendida, la torció, y los llevó hasta el suelo. Con cada movimiento, Jooheon intentaba posicionarse más cerca de Jungkook, en el interior, con Jimin en el borde exterior, pero Jimin lo sostuvo firme.

Sonó la campana.

-¡Punto para Jimin!- Hoseok gritó. Jooheon le lanzó una mirada asesina, pero Hoseok solo se encogió de hombros.

Jimin voltio con Jungkook, respirando con dificultad, pero aliviado.

JM -¿Estás bien?- Jungkook asintió.

JK -Yo no soy el que está siendo golpeado ¿Tu estas bien?

El timbre volvió a sonar. Esta vez, puños machacaron, aterrizando en ambos sentidos, cabezas, pechos, corrió algo de sangre, pero los hombres no pararon. Ellos simplemente siguieron luchando.

Jooheon se vino abajo, agarrando a Jimin por el muslo, y lo echó hacia atrás, cayó sobre él, en un intento para inmovilizarlo. Jimin se negó a dejar que su brazo fuera torcido, y utilizó sus poderosas piernas para voltearse, rompiendo el control que tenía Jooheon sobre él.

Los puños de Jimin estaban ensangrentados. Así como también lo estaban los de Jooheon. Las manos de Jungkook se aferraban tan fuertemente a los eslabones, tenía miedo de que nunca fuera capaz de soltarlos. Tratando de estar alerta y viendo a Jimin ser lastimado.

Le dolía cuando a le hacían daño, cada golpe o torcedura o cada patada golpeaba su pecho dejándolo sin aire.

La campana volvió a sonar.

-¡Round para Jooheon!- Hoseok gritó.

Los hombres regresaron a sus lugares en la jaula.

-Tres rounds más- de dijo Jimin.

Pero Jungkook no estaba seguro de que su corazón fuera a durar todo ese tiempo.

-De acuerdo. Jooheon siempre se mueve hacia la izquierda.

-Te diste cuenta, Bien.

-¿Cuándo vas a cambiar?

-No hasta el siguiente round. Quiero desgastar un poco más a Jooheon.

-¿Pero si él cambia primero?

-Entonces cambiaré. El hombre no es rival contra un lobo.

-¿La apuesta aún sigue en pie?

-¿Qué apuesta?

-¿Tengo que chupar el pene del ganador?

-¿Tengo que chupar el pene del ganador?

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

***********************************


Peleando Por Ti (Jikook)¡Lee esta historia GRATIS!