CAPITULO 31

2.8K 410 65

Una vez más pasaron a través de los pasillos y subieron a los ascensores que los llevarían arriba del edificio, al nivel donde estaban las jaulas para entrenar. Sus escoltas fuertemente armados, le recordaron a Jungkook que eran esclavos. Valiosos, sin duda, pero esclavos para ser ordenados y comprados y vendidos.

Llegaron a las enormes puertas. Jimin abrió el camino a través de estas y en la enorme sala. Se detuvo por un momento, en busca de Hoseok o Nam Joon.

-Ahí están-  dijo Jimin y se dirigió hacia una de las jaulas.

Jungkook notaba que las cabezas se volteaban y las conversaciones se detenían cuando pasanban, pero no podía mirar hacia arriba.

No es lo que un esclavo haría. O mirar abiertamente a nadie, sobre todo, no a un hombre libre.

Pero trató de mirar de reojo a Jimin y a los hombres que estaban reunidos en un pequeño grupo con él.

Nam Joon, Hoseok, y Jooheon. Y lanzó un suspiro. Caras conocidas.

-Ya era hora que salieras de la cama-  Jooheon de dijo a Jimin.

-Estaba trabajando con Jungkook guiándome mientras estaba cambiado. Pensé en no perder el tiempo aquí para eso.

-¡Lo conseguí!

Jungkook agregó, mirando hacia arriba por primera vez, deseoso de ser visto como socio de Jimin por los hombres.

-¿Qué pedo?-  Jooheon gruñó  -¿Qué le pasó a su ojo Jimin?

Nam Joon grito  -¡Qué Demonios! He pagado mucho por él Jimin.

Jimin gruño, con las manos apretandas en puños. Jungkook tomó la palabra.

-Fue culpa mía. Yo insistí en aprender a pelear para que pudiera ayudar en la jaula.

Jooheon y los demás se le quedaron mirando, y el lobo se echó a reír.

-Jajajaja ¿En serio?¿Pensaste que podías pelear en la jaula? ¿Contra un Lobo?

Nam Joon negó con la cabeza.

-Tienes suerte de que solo sea el ojo negro todo lo que te dejara Jimin. Eres demasiado valioso para luchar y morir. No pelees.

Hoseok se acercó y levantó la barbilla de Jungkook para ver bien ese ojo. 

-No es nada. Se habrá ido en una semana, y habrás aprendido una valiosa lección Jungkook.

Jungkook parpadeó ante el hombre que le hablaba tan suavemente y con tanta amabilidad en su voz.

-Lo hice. Aprendí la lección.

-Bueno-  Metió la mano en su bolsillo trasero y sacó un frasco pequeño  -Esto va a ayudar con la curación, quita algunos de los moretones.

-Bueno-  Metió la mano en su bolsillo trasero y sacó un frasco pequeño  -Esto va a ayudar con la curación, quita algunos de los moretones

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Lo abrió y untó un poco en la piel de Jungkook alrededor de su ojo con el dedo.

Un bajo gruñido detrás de Jungkook le hizo saber que Jimin no estaba muy contento con eso de ser tocado por otro; pero otro gruñido, esta vez de Jooheon, lo desconcertó. Miró alrededor de Hoseok y observó fijamente a Jooheon.

El enorme lobo no podía apartar los ojos de su dueño. Bueno, el hombre era su propietario, después de todo. Tal vez había algo más entre ellos que simplemente ser amo y esclavo.

-Gracias.

Jungkook sonrió y dio un paso atrás al lado de Jimin.

Jimin frunció el ceño y luego le dio un guiño a Hoseok.

-Gracias.

Le dio a Jungkook una palmadita en la nuca.

-El cachorro tenía que aprender en algún momento. Los combates se dejan a los lobos, no a los compañeros.

Hoseok sonrió  -No sé, Jimin. Con un valiente pequeño como Jungkook, no hay nadie que pueda decir lo que él podría hacer en la jaula.

Le dio una palmada en la espalda a Jimin.

-Vamos a empezar. Es necesario para que entres en forma rápidamente.

-Creí que íbamos a levantar pesas en primer lugar-  dijo Jooheon, señalando con la cabeza hacia un lado de la sala donde varios conjuntos de pesas estaban acumulados junto a los bancos -Construir de nuevo la masa muscular que has perdido.

Los dos se fueron al banco más cercano, y comenzaron a ejercitarse. Jungkook se acomodó en una silla, recogiendo su burka alrededor de él, y miró.

Nam Joon y Hoseok, se sentaron a unas sillas lejos de él, hablando de estrategias y combates, y Jungkook se dejó ir a la deriva, mientras disfrutaba la forma en que los músculos de Jimin se flexionaban y se enderezaban. El hombre estaba increíblemente construido.

El sudor brillaba en su cuerpo, no quería nada más que lamerlo, empezando por el cuello y trabajar su camino sobre sus pezones. Bajaría hasta el ombligo dentro y fuera de eso, seguiría, al pene grueso y largo.

Jungkook se removió en su silla, contento de que su burka ocultara su erección.

Jungkook se removió en su silla, contento de que su burka ocultara su erección

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

************************


Peleando Por Ti (Jikook)¡Lee esta historia GRATIS!