Capítulo 17

3K 406 105

Basil se mordió el labio, moría por decir que deseaba casarse con él, vio cómo guardaba el anillo en el abrigo y se llevó una mano a la cabeza.

-gm...- gimió como si le doliera y Jason se giró a él recostándolo.

- Te traeré un vaso con agua- la frase le dio escalofríos, como si algo malo fuese a suceder, pero al ver el rostro de Jason se tranquilizó, ni que fuese a envenenarle, para cuando regresó ya había caído en cuenta de que su condición podía resultar provechosa.

- ¿Estás mejor?- después de que Basil bebiera el agua.

- ¿Aún vas a darme ese anillo?- con rostro cansado y débil.

- ¿Te casarás conmigo?- Basil asintió y Jason le puso el anillo en el dedo, besándolo después. Besó sus manos, su rostro y finalmente sus labios, Basil le rodeó por el cuello y Jason le observó- Parece que te sientes mucho mejor- Basil calló, no dijo nada, solo mantuvo sus ojos fijos en los grises y éstos le absorbieron por completo. Sintió que los ojos le pesaban y se fueron cerrando mientras sus labios se entreabrían acercándose al rostro moreno que lo alcanzó en el camino acariciando sus labios con los propios, apenas un roce de labios fríos y temblorosos que se acariciaron casi con miedo, sintiendo los ajenos, calentándose de a poco, fundiéndose casi hasta no saber dónde empezaba y terminaba el otro, a Basil la cabeza le dio vueltas y se aferró al cuerpo del moreno que se movió como si quisiese separarse de él, eso le asustó y abrió los ojos. Nunca le había visto así... los ojos de Jason eran intensos y oscuros, vibraban con la fuerza de un deseo salvaje... y sin embargo se alejaban y era porque Jason se levantaba.

Basil lo observó incrédulo y extrañado, ¿qué estaba sucediendo? ¿Por qué se apartaba? Se cubrió por mera inercia, como si la tela de la frazada le protegiera, Jason parecía desconcertado como si intentara ubicarse y Basil pensó que tal vez comenzaba a arrepentirse de lo que sea que estuviese pasando ahí.

- ¿Lakis?- preguntó con voz temblorosa, con miedo y esperanza.

-Jason...- Jason habló como si el aliento le faltase.

- ¿Qué?

-Jason... llámame Jason, Basil...- Basil se desconcertó un poco asintiendo, la voz de Jason sonaba tan extraña, cargada de emociones, suave, baja, ronca, casi un murmullo sensual en sus oídos. Intentó levantarse, alcanzar su mano con sus dedos pero Jason retrocedió un paso y Basil no pudo ignorar el sentimiento de rechazo. Sus ojos esmeralda y plata se encontraron, desquebrajándose y soportando la tentación. Basil se volvió sobre la cama y sin decir nada se cubrió el pecho con las sábanas, girando su cuerpo, dándole la espalda al sujeto que acababa de pedirle matrimonio, al que parecía asqueado de su cuerpo... ¿qué había pasado? Tal vez... tal vez Allon sí había logrado lo que quería... Jason jamás admitiría que alguien se adelantara a él, pero sentía su entrada dilatada y el cuerpo relajado... casi como se sentía después de una noche completa en los brazos del moreno...

Por él¡Lee esta historia GRATIS!