CAPITULO 28

3.1K 447 34

Jimin finalmente, tomó el pene de Jungkook en su boca, y Jungkook casi estalló de placer.

-Por favor-  suplicó.

Las ganas de venirse se habían convertido en un monstruo que amenaza con dominar, pero él se defendió y lo dominó.

Jimin no lo dejaría sufrir. Daría la orden, y Jungkook se salvaría.

La calidez de la boca de Jimin rodeaba su pene. Le encantaba ser chupado.

En el harén, entre los otros chicos y mientras estaba siendo entrenado, este fue el máximo contacto que se le había permitido.

Ahora, con Jimin, por fin había sabido lo que se sentía coger, y había sido un increíble momento.

Jungkook bombeó dentro de la boca de Jimin, pero Jimin lo mantuvo presionado contra la cama. Cada lento arrastre hacia arriba y el deslizarse hacia abajo se sentía como si alguien hubiera encendido el calor en su cuerpo, el calor era difundido desde el exterior hacia su pene, dejando su cuerpo en llamas.

Jimin pasó las manos sobre esas torneadas y bien formadas piernas, obligándolas a apartarse para poder establecerse entre ellas. Soltó de repente el pene Jungkook, tragó una apretada bola en su boca.

-¡Oh, sí! Por favor Jimin.

Jimin pasó a la otra bola y la chupó. La dejó ir y regresó a lamer el pre-semen derramado de su pene.

Cada pedacito de su cuerpo quería explotar.

Y Jimin todo lo que tenía que hacer era decirle. Concederle el permiso. Sólo una palabra.

-Ahora Jungkook. Llega para mí. 

Jimin se metió en la boca el pene apunto de explotar.

Ante el permiso gritó cuando saltó por el borde del acantilado en el cual había sido obligado a esperar.

Y se dejó ir, cayendo en el abismo, salió disparado hacia arriba, volando por los cielos, mientras su cuerpo era puesto en libertad.

Esperma fue lanzado a chorros en la boca de Jimin mientras Jungkook estaba sumido en su intenso placer, continuó mamándolo, tragando alrededor del suave eje, la sensible cabeza. Era la locura, el paraíso, y todo cuanto quería hacer y ser, todo en uno.

Se derrumbó con el último espasmo, con el último chorro de semen, Jimin dejó deslizar el pene fuera de su boca. Con una rápida lamida y un beso en la cadera de Jungkook, subió y lo jaló a sus brazos.

-Duerme ahora. Practicaremos más en la mañana. Entonces iremos a la jaula para hacer sparring.

Jungkook satisfecho y agotado, se acurrucó en el pecho de Jimin. De repente pensó, que no le había dado placer a Jimin. 

Se inclinó para encontrar la dureza de Jimin, tomo el pene y...

-Ahora no. Estoy bien.

Empujó la mano quitándola, Jungkook gimió.

-Duerme. Necesitas descansar.

-Pero necesitas...

-Sólo necesito esto.

Sus brazos se apretaron alrededor  y acarició la parte posterior del cuello mientras inhalaba.

-Sólo esto.

Asintió. Cerró los ojos y se relajó. Él cuidaría de Jimin en la mañana.

***

A la mañana siguiente, Jungkook se despertó solo en la cama, el olor del desayuno llenó sus fosas nasales.

-¿Jimin?

-Límpiate primero, y desayunamos.

Jimin estaba parado en la cocina, frente a la estufa, cocinando. Ya estaba vestido con su taparrabos de cuero, pero sus pies estaban aun desnudos. ¿Cuánto tiempo había estado despierto?

¿Y cuánto tiempo había dejado dormir a Jungkook?

Jungkook corrió hacia el baño y cerró la puerta. Orinó, y luego tomó un rápido vistazo en el espejo.

-¡Oh, no!- gritó a la imagen que se reflejaba de él.

-¿Jungkook?- La puerta se abrió, y Jimin entro con el gesto fruncido.

-¿Te lastimaste?

Jungkook señaló el espejo.

-Mi ojo...

Jimin le echó un vistazo, y luego frunció el ceño

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Jimin le echó un vistazo, y luego frunció el ceño.

-Se puso negro. Lo siento Jungkook.

Jungkook miró más de cerca. La oscuridad alrededor de su ojo era extraña. Profundamente amoratado en algunos lugares y una especie de verde enfermizo en otros.

-¿Cuánto tiempo me voy a ver así?

-Tal vez una semana- Jimin se encogió de hombros -No es tan malo.

Su voz lamentaba profundamente haberle dado el golpe, y todo lo que quería era consolarlo. Envolvió sus brazos alrededor de Jimin.

-Todo estará bien. En realidad, me lo merecía.

-No... no te lo merecías.

-Me pasé de la raya. Termina, y vamos a comer.

Dio media vuelta y regresó a la cocina.

******************************

Peleando Por Ti (Jikook)¡Lee esta historia GRATIS!