003. Parabatai

6.1K 487 18


EDITADO

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

EDITADO

Mi respiracion se muestra de manera agitada al observar a mis alrededores, un camino de sangre se deja ver entre toda aquella oscuridad, un camino el cual decido seguir y este me lleva para encontrarme con una de las imagines que pense jamas podría presenciar en vida, Joe. Su cuerpo cubierto en ese líquido espeso color carmín, su abdomen revelaba un gran corte a lo ancho de este, aun respiraba, aun sentia, estaba sufriendo y no podia hacer nada para ayudarlo, solo ver como la vida se le escapaba de las manos y una parte de mi se iba con el.

Mis ojos se abren con rapidez sentandome de golpe en la comodidad de una cama, un gruñido abandona mi garganta al oir algo metalico y una fuerza tirar de mi muñeca, obligandome a volver a mi posicion inicial.

—Joe...¿Donde esta?—Mi respiracion vuelve a acelerarse en cuanto veo una figura femenina sentada a un lado de la cama, una vez que puedo distinguir bien su rostro, la reconozco como la chica del bar.

Al no recibir una respuesta en concreto, mis acciones comenzaron a tomar control en mi cuerpo, tomando en un rapido movimiento su cuello con la mano que se encontraba en libertad, ejerciendo cierta presion para que hablara.

—¿Donde que esta?— Esta vez me asegure de formular la pregunta de manera lenta para que ella pudiera ser capaz de escucharla con mas claridad en caso de que no hubiera sido capaz de oír , por si no lo habia hecho la primera vez. Ella me miraba a los ojos y pedia en leves susurros que la dejara ir, no iba a hacer eso.

Siento como tiran de ella hacia atras y luego yo tengo un antebrazo haciendo presion en mi cuello impidiendome respirar, un tibio aliento en mi oido hacen que suba mi mano libre hasta el brazo intentando separarlo de mi.

—¿Esta es tu manera de agradecer tras haber salvado tu miserable vida?—Una voz rasposa retumba en mis oidos y cierro los ojos una vez que tras juntar todas mis fuerzas lo separo de mi, dandome tiempo para regulizar mi respiracion. —Una manera bastante peculiar, si me permites acotar.

—¿Donde esta mi hermano?—Repito por tercera vez sin apartar mi mirada del pelinegro, con intenciones de intimidarlo, cosa que claramente no estaba funcionando.

—¿El chico castaño?—Elevo mi mirada hasta chocar con la chica que habia atacado hace apenas unos minutos, ahora pasaba su mano por su garganta acariciando la zona afectada  —Esta en la habitacion de al lado, junto a la pelirroja, estan bien.

—Les conviene—Murmuro bajo y tiro de la cadena que retenia mi brazo —Quiero ir con el— Exijo tirando de la cadena nuevamente.

El pelinegro rueda sus ojos pero finalmente saca una pequeña llave de su bolsillo, dejandome finalmente en libertad.

—Si quieres ir a verlo, primero ponte algo de ropa—El pelinegro hace una pausa y doy una mirada a mi cuerpo, tenia solo una remera puesta lo suficientemente grande como para tapar lo necesario, pero aun asi no queria salir de tal manera —Isabelle te dejo algo de ropa que puedes utilizar.

DARK || Alec Lightwood (1)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora