Y la puntuación ganadora es...

236 34 113


No, por favor, no me hagas decirlo. Es un cliché que a un capítulo de ortografía le siga uno de puntuación, igual que Rayita enamorándose de algún famoso. Pero aquí los clichés no valen. Haremos mole con varios temillas para salirnos un poco de planilandia, y no lo digo por Rayita. El mole es un guiso mexicano hecho de carne y una salsa compuesta de especias abundantes. El platillo amado del que sufre gastritis. Por otra parte, no comparo este apartado con la comida para dar antojos, más bien porque habrá mucho contenido en un solo plato.

Bien. Ya intenté causar risas, ahora pongámonos serios.

Una coma fuera de lugar entorpece la lectura porque agrega pausas innecesarias o incluso cambia el sentido de las oraciones. A ver, mis compatriotas, ¿recuerdan el lema del partido anti reeleccionista? ¿Cómo iba? "Sufragio efectivo, no reelección". Pues por ahí dicen que cierto expresidente innombrable quiso modificarlo así: "Sufragio efectivo no, reelección". ¿Quedó claro? Con ese cambio, la frase significaría lo opuesto a su original. Pero ese no es el único uso divertido de la coma. También va antes del nombre propio o un pronombre cuando quieres llamar la atención del oyente. Aquí abajo hay algunos ejemplos más de los vocativos, que es el término correcto para la explicación anterior.

La coma antes del pronombre:

—¡Hey, tú¡ ¡¿A dónde llevas mi podadora!?

La coma también se pondría después del nombre o pronombre:

—¡Gideon, aquí está un viejo raro preguntando por Lucy!

Si el vocativo está en medio de la oración, entonces lleva doble coma. El vocativo en este caso es "Mocosa grosera". También vale:

—Óyeme, mocosa grosera, yo no soy ningún viejo raro. ¡Y te pedí llamar a Arda, no a Lucy!

En Google hay montón de resultados para las reglas de la coma. Pero, en mi opinión, esta entrada de blog me pareció bastante sencilla para comenzar. Además, también aborda el uso de otros signos de puntuación — https://lucina00.wordpress.com/2009/01/12/reglas-ortograficas-de-la-coma-punto-y-coma-punto-dos-puntos-y-comillas/


**NOTA: Si los enlaces no se pueden copiar y pegar, selecciónalos y arrástralos a la barra de direcciones de tu navegador**

Pero, las novelas de rayita —igual que muchas donde ponen el nombredel prota— tienen otros vicios: fuman, se emborrachan, se drogan y estos otros...

1) La cacofonía no es la sinfonía de los cacos. El efecto desagradable, producto de la repetición exagerada de un sonido en una frase, recibe dicho nombre. De hecho, la oración con que abrí el inciso es vivo ejemplo. ¿Notaste dónde está? ¡Comenta!

2) Si una expresión causa dudas o interpretaciones erróneas por falta de claridad... padece anfibología. Estos diálogos se contagiaron:

—Mi coche es compacto porque no me sé estacionar bien, para que se me haga más fácil, por eso me voy a comprar la camioneta que me encanta. (¿Prefieres el coche o la camioneta?)

—¡Compre aquí sus zapatos de piel de niña! (Gracias, yo paso)

—¡Mira! Es el cerdo de Juanito. (¿Me hablas de una mascota o quieres decir que el mocoso es como un chancho?)

¿Tienes algún ejemplo más gracioso? ¡Comenta o ahora sí convierto a Juanito en chancho!

3) La monotonía del breve espacio en que no estás puede sonar idílica. Sin embargo, demuestra que no lees. ¿Recuerdan aquél capítulo en el que los mandé conseguir libros? Bueno, fue para evitar estas barbaridades:

—A Lucy le gusta decir poemas (recitar, asno)

—¿A qué cosa te refieres? (No sé. ¿Y tú? ¿Podrías ser más específico?)

—En el museo tienen una réplica exacta de Tláloc (Hay una réplica, asno, y es réplica por ser exacta)

Y ahora, las joyas de la corona:

* El cosismo, muy de moda en todo Wattpad. Lucy y Arda metieron las cosas a sus maletines / Lucy y Arda metieron libros, cuadernos y lapiceras a sus maletines.

* El abuso de la normalidad. Lucy vio que la blusa era de tela normal / Lucy notó que la blusa era de algodón.

* Repeticiones instantáneas. La gata de la señora Gütterman tuvo ocho gatitos, y Lucy quería un gatito blanco pero la señora Gütterman solo le dio un gatito pinto / La gata de la señora Gütterman tuvo ocho gatitos, Lucy quería uno blanco pero tuvo que conformarse con un pinto.

Bueno, hasta aquí por hoy. Preparen el mole porque nuestro siguiente capítulo ahondará en el cosismo y la normalidad.


Así que quieres escribir...¡Lee esta historia GRATIS!