Capítulo 16

3K 365 165

— Hijo de perra...— murmuró entre dientes y se levantó regresando con el otro, quien se había levantado y le tomó desprevenido por la camisa golpeándolo fuertemente, el sujeto cayó, desorientado por el golpe y Jason volvió a levantarlo golpeándolo hasta cansarse, su puño tenía manchas de la sangre ajena pero poco le importaba tenerlas en su fino traje en aquellos momentos— ¿Qué le diste?— preguntó entre dientes viendo el rostro amoratado y casi desfigurado a escasos centímetros de su vista, el otro rió.

— Nada que él no quisiera, quería experimentar con drogas y sólo le complací ¿no te llamó acaso para cancelar su cita contigo? Es porque le dije que tenía el día libre para él— Jason hubiese creído eso de no ser por la voz trémula de Basil que le había llamado hacía apenas unas horas para insinuar que fuera donde él, Basil no era tan idiota—Basil y yo nos conocemos desde hace tiempo, desde antes de que le conocieras— y Jason se preguntó si aquel sujeto sabía que Basil había sido su objetivo desde hacía ya diez años, cuando ellos apenas tenían quince, el sujeto se limpió la sangre de la boca –Sólo volvió a mí, de donde nunca debió marcharse— Jason rió. Todas esas mentiras, tal vez las hubiese creído hace un par de meses, pero no en ese momento.

— ¿Y piensas que creeré eso?

— Parece que tienes mucha confianza en tu amante— aquel sujeto se veía bastante confiado, era buen actor.

—Basil no es mi amante— sonrió— es mi perro, mi esclavo.

— Su deuda contigo fue cancelada no hay más que lo ate a ti— Jason se preguntó qué tanto más sabría aquel sujeto, al parecer no más de lo que se averiguaba checando estados de cuenta y observando a Basil como un maldito acosador.

— ¿Deuda? – sonrió— No es una deuda lo que lo ata a mí – lo jaló y lo lanzó dentro de la habitación, le amarró con un par de corbatas del rubio y lo dejo tirado en el suelo— ¿quieres ver que tan atado está a mí?— trajo agua del baño y despertó a Basil a base de un buen balde de agua fría, estaba alterado y su vena posesiva era la que reinaba en ese momento— Despierta Denakis...— Basil entreabrió los ojos, se sentía tan caliente, su mente estaba nublada y no sabía dónde estaba.

— Ja...Jason..— murmuró, ¿qué hacia ahí Jason? Parecía tan molesto... no podía ver bien, apenas y alcanzaba a ver el rostro de Jason.

— Sí...— susurró al verle tan confundido— Estoy aquí— acariciando su vientre y Basil pensó que jamás se había sentido tan necesitado— ¿Esperabas a alguien más? ¿Recuerdas a quien perteneces?— Basil jadeaba, ¿por qué Jason hablaba tanto? Que lo tomara... estaba tan ansioso.

— Soy tuyo Jason...solo te pertenezco a ti...ah...Jason... — Jason sonrió.

— Dilo— acariciándole el rostro— dilo otra vez... o sabes lo que puedo hacer— Allon se preguntó a qué se refería cuando Basil se medio levantó con el rostro atormentado, estaba excitado pero también fruncía un poco el ceño.

Por él¡Lee esta historia GRATIS!