Capítulo 8

42.7K 2.3K 307
                                              

- ¿Pero te han cogido o no? - Preguntó con insistencia ya que desde que llegaron al restaurante, Jane no había dicho ninguna palabra sobre ese asunto.

- Pase la prueba, no quiero echarme muchas flores pero sí, lo borde. - Dijo riéndose.

- ¿Entonces te han cogido? - Volvió a preguntar para asegurarse.

- ¡Sí! Ahora mi jefe es Will Kenner, bueno será porque no empiezo hasta el lunes que viene.

- ¡Wow! que buena noticia, me alegro mucho por ti. - Dijo Lana con una sonrisa mientras con el tenedor en la mano probaba el salmón que tenía en su plato.

- Y... cambiando de tema, ¿qué te parece mi hermano?

Lana la miró seria. -¿Aún sigues con eso?

Jane no dijo nada esperando la respuesta. Lana suspiró pesadamente.

-Me parece un hombre atractivo pero no me gusta su personalidad, demasiado arisca para mi gusto. Así que no, no me gusta.

- Pero te parece atractivo. -Afirmó

-No estoy ciega. -Dijo con naturalidad.

- Al menos eres sincera. Pero te digo una cosa, mi hermano no siempre fue así, en el fondo es un trozo de pan.

- ¿Y qué es lo que pasó? - Preguntó Lana por curiosidad.

- No está en mis manos decírtelo pero bueno digamos que le rompieron el corazón.

- Un tema chungo.

- Hablando de temas chungos, no te ves muy bien. ¿Has podido dormir algo?

Lana arrugó la nariz. - La verdad no, necesitaba aire por eso no fui a la tienda hoy. Y no sólo me preocupa lo que pasó anoche,sino un asunto con mi padre muy raro.

- ¿Raro cómo? - Preguntó Jane atenta a cada palabra que salia de la boca de su amiga.

- Mi padre, Ernesto se fue hace como un año de casa sin despedirse. Como los gastos de la universidad eran muy caros tuve que dejarla y para ahorrar tuvimos que mudarnos con mi abuela.

- ¿Pero se fue sin más?

- Sí, pregunté muchas veces a mi madre sobre el tema pero siempre lo evita, supongo que aún está dolida.

- Vaya, lo siento mucho Lana. ¿Hay algo con lo que pueda ayudarte?

- Con tu apoyo es suficiente. -Dijo con una medio sonrisa triste.

Cómo podía su madre pensar que le gustaba esa mujer, sí era preciosa y tenía una sonrisa de ángel y un cuerpo de infarto pero nada que él no hubiese visto antes.

Paul se encontraba en la reunión semanal junto a su padre y a los demás accionistas, pero su mente estaba en esa carpeta. ¿Curiosidad? sí tenía mucha.

Al acabar la reunión se dispuso a ir a su despacho, había roto la carpeta pero la tenía en su mesa. Dudó en leerla o no.

"Que demonios" Dijo para sí

Abrió la carpeta y juntó los dos trozos de papel ya rotos y comenzó a leer el contenido.

Mientras tanto, Isabel estaba sola en el apartamento, ya que María se había ido a la tienda hacia un par de horas atrás y Lana estaba fuera también, dando un paseo y aclarando su mente al menos, eso ponía en la nota.

Había acabado su trabajo por hoy, que consistía en mirar su página web y atender algunos pedidos.

Estaba preparando la comida cuando el timbre sonó. Al abrir la puerta un joven mensajero se encontraba delante de ella.

Alguien diferente Donde viven las historias. Descúbrelo ahora