[Grace en multimedia]
Había llegado a casa, por fin.
El tiempo que estuve en España me bastó para darme cuenta de cuanto amaba mi cama.
Hoy no tenía ganas de salir, era sábado. Llamaría a Sharon después para avisarle de mi llegada.
Por ahora, solo quería dormir.
Al llegar a casa lo primero que hice fue subir a mi cuarto, tomaría una larga siesta. A penas eran las dos de la tarde.

(...)

Me desperté por un fuerte golpe en la cabeza, y un grito desesperado de alguien; sabía perfectamente quién era.
-  ¡Despierta, floja! Son las tres de la tarde, tenemos que ir de compras. - si, nada más y nada menos que Sharon Piper, mi mejor amiga.
-  ¿Qué rayos...?  -Apenas pude articular palabra, cuando Sharon estaba sobre mi con una almohada, lista para darme un golpe más antes de levantarse.
Para mí buena suerte, alguien tocó la puerta.
Era Anthony, mi hermano. ¡Gracias al cielo!
En cuanto abrió la puerta, la pequeña rubia bajo de mi cama y se acomodó la ropa en un santiamén.
Anthony la miró, e inmediatamente un brillo llenó por completo sus ojos. Esbozó una sonrisa. Creí que se mirarían así toda la vida, hasta que después de unos segundos, mi hermano habló.
-  Grace, mamá quiere hablar contigo.  - dijo en un tono un tanto divertido, por lo que había pasado hace un momento.
Rápidamente me levante de mi cama con una sonrisa y baje las escaleras con rapidez. Mi casa era sencilla, no tan grande ni tan pequeña. Suficiente como para una familia de cuatro y medio, contando a Boston, mi pequeño cachorro, el cual habíamos traído de España.
Al llegar a la cocina lo primero que vi fue a mi madre, sentada en la mesa, bebiendo su café, como de costumbre.
-  Hola, mami.  - fue lo primero que dije antes de sentarme en una silla junto a ella.
-  Grace, ¿has pensado a qué universidad quieres asistir?  - era la primera vez que la veía sería en mucho tiempo, su cara reflejaba que quería una respuesta real, y satisfactoria. Si, ser hija de dos abogados muchas veces es una gran desventaja, ya que esperan que sus hijos sigan su "legado" aunque, para su mala suerte, yo no quiero dedicarme a eso en un futuro.
-  Mamá, aún tengo tiempo para pensarlo, tú sabes que no me gusta apresurarme. No estoy muy segura, todavía.  - mi emoción se desvaneció de un momento a otro, porque sé que si le digo a mi madre lo que yo quiero estudiar, no le gustará mucho mi respuesta.
-  ¡venga, Grace! No me has dicho por lo menos que es lo que quieres hacer, por favor hija. Madura un poco.  - dijo arrugando la frente, donde claramente se le podían ver unas pocas arrugas.
Tarde unos segundos en reaccionar, lo tenía que decir, ella en algún momento tendría que saberlo. Y ese momento, era ahora.
-  Mamá, no quiero estudiar derecho.  - dije bajando ligeramente la cabeza.
Por su cara, creo que está molesta. Bastante molesta.
-  ¡¿estás loca Grace?! ¡No se trata de lo que quieras, todos aquí estudiamos derecho; tu hermano, tu padre, yo, e incluso tus abuelos! Es una tradición, no vamos a romperla, ¡y esa es mi última palabra!  -
Finalizó, para salir a paso rápido de la cocina. Yo me quedé inmóvil, permanecí cabizbaja unos minutos más.
Y después salí de mi casa, no sin antes dejar una nota en la mesa de que llegaría tarde a casa; después de todo, eran mis padres y tenía que darles explicaciones.

Caminé muy lejos, no recuerdo cuanto había caminado, pero le dolían los pies, necesitaba pensar todo lo que había pasado. Mi abuela me había dicho que persiguiera mis sueños.
No estaba muy segura de hacerlo;
Anthony es abogado, pero varias veces me ha dicho que no le gusta esa profesión. Simplemente estamos obligados a ser alguien que no somos. El siempre ha querido enseñar, es algo que el ama, pero para desgracias nuestra. Eso no era nuestra elección, si no de nuestros padres.
Estaba tan pedida en mis pensamientos que no noté que caminaba en medio de la carretera, hasta que un auto me hizo reaccionar;
-  ¡¿no puedes fijarte por donde caminas?!  - al parecer el conductor iba de mal humor, no pude ver quién era, pero de alguna forma sabía quién era; esa voz, ese auto... era imposible no saber quién era; Bennet. Dicho esto, aceleró y se marchó.
El verlo me bastó para saber dónde estaba.
Anteriormente venía mucho aquí, prácticamente vivía aquí. Mire atrás, y me encontré con una agradable sorpresa, la casa de los Johnson.
Para mí buena suerte, Logan estaba sacando la basura. Parecía molesto.
Lanzó con fuerza la bolsa al cesto de basura. Me quede observando un momento, solo para asegurarme de que ese fuera Logan, y si, ahí estaba mi hermano, me gustaba llamarlo así, porque nos conocemos desde los pañales. El notó mi presencia.
-  ¿Eres tu, Grace?  - no pude contestar. Al decir eso, el castaño corrió hacia mi, y me cargo en brazos, para después darme vueltas. Estaba feliz de volver a verlo, y el también.
-  Esa misma, hermanito.  - dije en cuanto me bajó.
No dijo nada, solamente me abrazó.
-  No sabes cuánto te extrañamos, mugre.  - me sorprendió que me llamara así. Cuando éramos más pequeños, nuestras madres nos decían así; uña y mugre. Logran era uña, y yo mugre.
-  También los extrañé mucho, mi querida uña.  - dije con una sonrisa, a lo que me respondió con otro abrazo.
-  Ven, pasa. Peter se va a morir cuando te vea. - me tomó de la mano y me llevó corriendo hasta la puerta de su casa.
Al abrirla me encontré con Peter, estaba sentado frente al televisor con un control remoto.
Su cabello estaba despeinado y sus ojos hinchados, esto último me sorprendió.
-  Peter, Grace llegó. - anunció Logan. Peter volteó a verme. Y, al igual que su gemelo, corrió a abrazarme.
-  Parece que hoy es el día de ahogar a Grace. - a duras penas logré decir. Sentí como Peter se alejó de mi lentamente. Se veía triste, algo estaba mal con el, y lo iba a descubrir.
-  Me hiciste tanta falta, pequeña. - dijo cabizbajo, su voz sonaba triste, pero estoy segura de que no está así por mi llegada. Lo conozco bien.
-  Te extrañe Pet, los extrañe a los dos. Pero ahora eso no es lo importante. Algo te pasa, Johnson- él seguía cabizbajo, mientras que su hermano nos miraba sin saber qué hacer.
Peter no tardó mucho en responder, se sentó en el sillón, y nos hizo una seña para que nos sentáramos junto a él.
-  Victoria... es Victoria. Ella solo me usó. - mi corazón se destrozo al escuchar aquello, Peter nunca había llorado por una mujer, pero ahora lo estaba haciendo. Victoria y el han sido novios desde hace dos años, dos meses después de que me fuera a Europa.
Logan me lo había contado por Skype.
-  ¿que te hizo esa perra?  - ahora yo era la enojada, no me enojo muy fácil, pero si alguien le hace algo a alguno de mis gemelos, se las vería conmigo.
-  No, Grace, no te alteres. No le harás nada. Solo tengo que desahogarme. Confío en ti.  - me tranquilizó un poco, pero eso no me quitaba las ganas de romperle la cara a esa desgraciada.
-  No le hará nada, Peter. Ahora cuéntanos que te hizo. - dijo Logan con un tono muy tranquilo, a comparación del mío.
-  Me usó, me usó para así poder llegar a Jack, y cuando lo logró, me botó.  - una vez más, bajo la cabeza. Y una lágrima resbaló por su mejilla.
-  Ella sabía que el es mi mejor amigo, me enamore de ella, de verdad creí que había cambiado.
Logan y yo lo tomamos de las manos. Nos quedamos así por un momento, hasta que me decidí por hablar.
-  Ella no merece que le llores, pequeño Pet, es una idiota por jugar contigo, y lo tiene que pagar de una u otra forma. Por ahora. Necesitamos salir a divertirnos, así olvidarás todo.  - al instante subió su cabeza, y me miró, luego miró a Logan, y finalmente, su sonrisa se hizo notar.
Nadie dijo nada. Logan tomó las llaves de su auto, mientras que Peter me jaló del brazo para que lo siguiera.
-  ¿a dónde iremos?  - dije mientras me subía a la parte trasera de la camioneta.
-  Ya verás, Grace. - escuche decir a Logan. No sabía a dónde iríamos, pero estoy segura de que será divertido.
Este sería un buen día. Tiene que serlo.

Este es el primer capítulo. Agradezco que hayas llegado hasta esta parte. Quiero decirte que soy nueva escritora, por lo que si notas algún error ortográfico, no dudes en hacérmelo saber.

Con amor y mucho helado; -A

Mi peor pesadilla¡Lee esta historia GRATIS!