💌 10 💌

135 66 26

22 de agosto de 2011,

Era verano.
Ya no salías de tu casa, él no te dejaba.
Ya no tenías amigos, él no te dejaba.
Por lo que está claro que no podías verme.
Así nuestra relación se fue en picada libre.
Parecía haber terminado definitivamente, o eso creía yo.
Pero nunca dejaste de reinar en mis pensamientos.
Fue así, cuando ese día te encontré en el porche de tu casa.
Tomé coraje y me acerqué, al hacerlo tú me sonreíste.
Y ahí fue cuando vi tu rostro, hacía meses que no lo hacía.
Tu piel pálida, y tus moretones cubiertos de maquillaje.

Att: un desconocido.

Att: un desconocido

Veinte años, veinte cartas ©¡Lee esta historia GRATIS!