Capítulo 38

1.3K 206 51

Tres horas de ensayo después Harry se tumba junto a Louis en el inmenso escenario del auditorio, y estos momentos empiezan a ser una tradición o un pequeño secreto que no están dispuestos a compartir con el mundo. El silencio va y viene entre ellos, la cabeza de Louis ahora está sobre el estómago de Harry, y los dedos de éste recorren su pelo enredándose entre los mechones.

Y si Louis pudiese ponerse poético justo ahora diría que hoy Harry es verde pastel, y su respiración lenta y pausada es su pequeño recordatorio de que sigue ahí, de que seguirá ahí al menos por ahora y Louis realmente quiere quedarse en este ahora aunque no haya nada que decir, aunque solo sean ellos dos y un auditorio vacío, aunque solo sean ellos dos intentando huir de la realidad que les espera fuera. Y es que Louis encontró a Harry hace un tiempo, y el mundo ya no duele, ya no parece desgarrarle por dentro, ya no le asfixia, ya ha dejado de hacerle sentir pequeño o al menos solo a veces.

Y vivir tiene un poco más de sentido, y ya no parece una estúpida competición por comprobar quién entiende peor, menos o nada la vida, porque ya no es un verbo que se hace llamar existir y que está hecho de ojalás, y de cobardía escondida tras una mirada. Y Louis, justo ahora, junto a Harry se siente vivo y es casi como si hubiese nacido de nuevo. Como si hubiese vivido la muerte y ahora vive la vida. Quizás Harry lo ha convertido en un desastre poético y enamorado y tal vez ni siquiera importa.

Las luces están apagadas y la gran estancia es iluminada tenuemente por los tímidos y cálidos rayos de sol que se cuelan por las alargadas ventanas colocadas en la parte superior casi tocando el techo. Motas de polvo se dejan ver a través de la luz y hoy los ojos de Louis parecen más azules que ayer y Harry logra notar la inquietud en ellos y quiere preguntar qué ocurre pero Louis se adelanta.

"¿Lo piensas de verdad?" pregunta, ahora está mirando a Harry y quizá es consciente del ligero temor que se oculta ahí, al fondo y en los bordes del tono de su voz.

Harry frunce el ceño

"Lo que has dicho antes" su cuerpo gira y en este momento es su mejilla la que está apoyada sobre el estómago de Harry, su flequillo cae prácticamente tapando su ojo derecho. Y él, Harry lo aparta suavemente. "no te pueden querer y no puedes querer si no te quieres a ti mismo" cita las palabras textuales de Harry sin dejar de mirarle.

"Louis, es solo parte del diálogo de un personaje" replica antes de suspirar levemente.

"Harry, ¿lo piensas?" insiste, Harry desvía momentáneamente la mirada y parece estar buscando las palabras adecuadas. Y Louis sabe que tiene miedo a contestar.

"Sí, bueno" responde vacilante, el silencio vuelve y Harry pierde la mirada de Louis y pronto también el calor que desprendía su cuerpo y segundo después descubre confundido como Louis se está sentando a su lado, su mirada clavada en el frente sin expresión.

"¿Por qué?" su voz es neutra y Harry ni siquiera puede intuir qué le ocurre.

"No lo sé, porque la primera persona a la que tienes que aprender a querer es a ti mismo y—"

Louis lo interrumpe

"Y si ni siquiera puedes hacer cómo vas a saber querer a alguien más, ¿no?" termina la frase y realmente no está esperando una respuesta aunque lo único que recibe es silencio y el murmullo de la respiración de Harry.

Sabe que Harry lo está mirando, y aunque él no lo esté haciendo también puede notar la ligera preocupación e incluso un atisbo de miedo. Y Louis quiere pegarle y gritarle y llorar y tal vez con suerte correr aunque sabe que siempre volvería.

"Es una auténtica gilipollez" y esta vez sus palabras tienen una seguridad y rabia que Harry nunca ha escuchado en ellas. "¿de verdad te crees esa mierda?"

Rules of beauty ; Larry StylinsonDonde viven las historias. Descúbrelo ahora