Cap 5

1.9K 84 2

El primer grito le alarmo, una vez que escucho el segundo se puso de pie, recordando de pronto que no estaba solo en casa, que tenía a su paciente favorita, busco entre sus cosas su estetoscopio y corrió a la habitación de huéspedes, abriendo la puerta y viendo a Bea acostada de lado y abrazando su vientre con fuerza, camino hacia ella y la recostó de frente, de paso tomándole la temperatura al posar su mano en su frente.

Doc.: necesito que te calmes y respires hondo ¿sí? Revisare tus pulsaciones y luego iremos a la Clínica – noto su vientre mojado y levanto su camiseta, posando el estetoscopio en aquel lugar, oyendo al bebe, luego lo llevo a su pecho, las pulsaciones eran rápidas, pero a un grado aceptable, aun así necesita revisarla en una habitación de hospital con los implementos necesarios – lo estás haciendo muy bien Bea, espérame aquí, sigue respirando, todo pasara, llamare a una ambulancia, no te preocupes – la pequeña algo asustada siguió respirando, de a poco calmándose, pero aun así las punzadas eran dolorosas, no seguidas pero dolorosas.

La ambulancia arribo en menos tiempo del esperado, lo que agradeció internamente, llevaron rápidamente a la paciente a la Clínica, tomando sus pulsaciones, latidos y tiempo de las contracciones, las que eran cada dos minutos. El Doctor Kim mando un mensaje, lo que dio la señal para levantar al pelirrubio.

Jungkook: Jimin, Jimin, Jimin – movía y movía su Hyung, pero este aparte de apestar a alcohol estaba en un profundo sueño, no sabía qué hacer, Jin confiaba en él, pero él no confiaba en sí mismo. Mirando a su alrededor se topó con una botella de agua, la tomo y la vertió en la cabeza de Jimin, quien despertó de pronto – Bea entro en labor de parto, necesito que vayas a bañarte o alistarte lo que sea, pero que no la dejes sola

Jimin: no iré, que tenga a esa cosa sola – sabía que sería difícil, de todas formas confiaba en que su Hyung entrara pronto en razón, no quería ver al mayor luego arrepintiéndose porque no podía ver a su hija.

Jungkook: Hyung, es tu hija ¿recuerdas? No estamos hablando de la niña de la esquina, esta vez hablamos de tu hija, tu sangre, un bebe que necesita a su papá ¿entiendes? No puedes ausentarte en su momento más importante, quizás puedas cuando sea su primer recital de ballet o cuando diga que traerá a su novio a casa, puedes entonces hacerlo, pero ahora no, no en el momento más importante, no en su recital más importante, no cuando nacerá y serás oficialmente padre – vio como a Jimin se le llenaban los ojos de lágrimas, supo que había dicho lo correcto.

**

Abrió los ojos al notar un calor en su mano, había estado tratando tranquilizarse pero le era imposible, no cuando las contracciones venían más seguidas, era Jimin quien sostenía su mano, quiso sonreír pero recordó todo lo que le grito, trato de retirar su mano pero el pelirrubio no se lo permitió, dándole un ligero apretón y un beso en sus nudillos.

Jimin: lamento haberte gritado y lamento haber llamado "cosa" a nuestra hija, no es así, no pienso de esa manera, de verdad me importa, quiero ser su padre, ser el mejor padre, ser quien la lleve de la mano y ser quien la consienta, no me niegues aquel privilegio – Bea estuvo a punto de contestarle cuando otra contracción se hizo presente, esta vez haciéndola gritar - ¿estás bien? ¿Llamo al idiota de tu doctor? – Ella negó y mordió su labio inferior – todo estará bien – poso su mano en su vientre y sonrió – estás haciendo trabajar mucho a mami, se mas gentil ¿quieres? – Otra contracción más – llamare al doctor, ya vuelvo – esta vez fue ella quien no quiso soltarle.

Bea: n-no m-me-e de-ejes

Jimin: jamás – sonrió y volvió a tomar su mano, sintiendo la fuerza con la que esta era apretada – ya pasara, te lo prometo – el Doctor hizo aparición, para dar la orden y derivarla a la sala de partos, mientras la llevaban, le entregaron un traje, obligándole a soltar la mano de Bea.

Corrió al baño y se cambió, vistiendo pronto un traje azul, una vez listo se adentró a la sala por la que se encontraba Bea, camino hacia ella y tomo su mano suavemente, viendo todo el proceso, admirando las facciones finas de la pequeña, no perdiéndose ningún detalle, escuchando claramente cuando la enfermera le pidió a Bea pujar. Fueron 3 minutos largos, pero los que valieron la pena cuando oyó al Doctor anunciar que la cabeza de su hija había dado aparición, para luego salir su cuerpo y cortar el cordón umbilical, la bebe entonces comenzó a llorar, el Doctor envolvió a la pequeña en una manta y poso a la pequeña bebe en los brazos de Bea, sonriendo al ver los ojos de los padres, ambos con un brillo bastante especial.

 FIN.

YOU, MY BELLY AND I - JIMIN Where stories live. Discover now