Cap 4

1.8K 89 0

*Noveno Mes*

Las últimas semanas habían sido agotadoras, Jimin de vez en cuando estaba en casa y en otras ocasiones tan solo se iba, no volviendo en días o semanas, estaba asustada ¿Qué ocurriría si rompía bolsa un día de estos y se encontraba sola? ¿Tendría a su bebe en el departamento? No quería que así fuese, prácticamente ya ni hablaban y ni nombre le tenía a su pequeña, porque eso sería, una hermosa niña, una de las razones por las que Jimin no volvía a casa, no quería que él bebe fuera niña o eso pensaba Bea pues desde ese día que el pelirrubio se ausentaba en demasía.

Al terminar de picar fruta se recostó en el sofá, colocando una película, su vientre se notaba demasiado y se encontraba hinchado, no había perdido su figura, algo que agradecía, pero le costaba caminar y hacer cosas simples como bañarse, sus pechos estaban enormes y llenos de leche materna, algo ventajoso pues así su bebe se alimentaria saludable, había leído que ciertas mujeres no segregaban grandes cantidades de leche, teniendo que alimentar con relleno a sus bebes, Bea no quería hacer eso con su hija, quería alimentarla con su propia leche, pues esta era más nutritiva, y fortalecería el lazo.

Escucho el ruido de la puerta al haber sido correctamente introducida la clave y como por esta aparecía Jimin, este se veía algo desorientado y venía con varias marcas en su cuello, al parecer se había pasado de copas, Bea se levantó con cuidado del sofá, tomando por inercia su vientre y caminando a él, acercándose lentamente, pues el pelirrubio se mantenía en silencio de pie en el umbral.

Bea: ¿Qué te-? – se mantuvo en silencio al ver al chico lanzar las cosas del mueble lejos, dando un par de pasos hacia atrás por seguridad, de pronto apunto su vientre, mirándola con odio, haciéndole recordar la mirada que le dio su madre hace unos meses cuando le informo la noticia.

Jimin: esa cosa tiene la culpa – tomo un cuadro que estaba en la pared y lo azoto contra el suelo, saltando ciertos pedazos cerca de la pequeña – por esa cosa estúpida me eche el año, todo es su culpa ¡TU CULPA! ¡SI NO HUBIERAS APARECIDO NADA DE ESTO ESTARIA PASANDO!

Sintió un gran dolor en su vientre y pego un pequeño grito, tratando de aguantar el dolor en su pecho, en su vientre, temiendo que Jimin emitiera alguna acción catastrófica para su hija. Sus lágrimas salían, se había ilusionado, ahora era consciente de ello, sabía que Jimin no la amaba, que jamás lo haría, pero se ilusiono con que sería un gran padre, que amaría a su hija tal como ella lo hacía, que la cuidaría y sería un padre presente en la vida de ella, en su crecimiento, pero al parecer eso no pasaría, porque justamente lo que temió que pasara el día en que fue a buscarlo estaba ocurriendo ahora.

Bea: me iré, tan solo deja de gritar por favor, le hace mal a la bebe

Jimin: ¿y tú crees que eso a mí me importa? No vuelvas a buscarme, no quiero verte, no quiero ver a esa cosa – ella contuvo las palabras, no quería pelear, no cuando quedaba tan poco para dar a luz, temía por su hija más que por ella, más que por lo que estaba sintiendo en ese momento.

**

Bea: lamento venir así, solo... necesito un lugar donde quedarme, pelee con Jimin – vio cómo su Doctor asentía y le hacía lugar para entrar.

Doctor: iré a prepararte una habitación, debes estar cansada – ella sonrió, vaya que estaba cansada, se confió tanto en que Jimin jamás le sacaría en cara a su hija que solo se dejó estar, sin medir las consecuencias, no pensando o tomando en cuenta que dolería.

Bea: Jin... ¿puedes...? ¿Puedes abrazarme? – vio cómo su querido doctor asentía y se acercaba, tomándola entre sus brazos, ella rompió en llanto – no quiero pasar por esto sola, le necesito, necesito que mi hija le vea cuando nazca, que sepa que tiene un papá y una mamá, que no está sola en este mundo, no quiero que este como yo ¿puedes creer que includo mi amiga se separo de mi? Mi propia madre... – al hombre se le partió el corazón al oír sus palabras, para ser aún menor de edad, sabía muy bien lo que quería, había madurado a temprana edad, no tenía nada, se había confiado a ojos cerrados.

Observo a la pequeña embarazada dormir y cerró la puerta, había llorado cerca de hora y media, tenía mucho retenido. Tomo su celular, buscando entre sus contactos a la persona que necesitaba en esos momentos, sabía que solo él le haría entrar en razón, quería mucho a Bea, por lo mismo haría lo posible para que no se decepcionara. Antes la había revisado, notando mayor movimiento en su vientre, de seguro el impacto adelanto el parto, esperaba que no fuera así, pero debía estar precavido y que no entrara en crisis, ya que ella estaba extrañamente tranquila, no había mencionado para nada cierto dolor o movimiento del bebe, lo que le asustaba.

Doc.: necesito un favor – la persona del lado contrario dijo unas palabras, recibiendo una respuesta de parte del Doctor Kim – creo que esta en casa, tan solo... haz lo que sea, necesito que el este en la Clínica cuando llegue el momento, lo más probable que mañana entre en labor de parto o incluso antes, tu... has tu parte, pero llévalo.

YOU, MY BELLY AND I - JIMIN Where stories live. Discover now