CAPITULO 3

76 6 0

Por la puerta entra un chico alto, y muy guapo, de hecho bastante, es entre güero y apiñonado, pero le tira más a güero, tiene su cabello castaño claro, con chinos... Ah, chinos, que hermoso esta, y de un momento me doy cuenta que me está mirando...¡Mierda! Me subo rápido la falda y me hecho una sabana encima, y me volteo.
-Vamos, Will, sal de aquí, sabes cómo me caga que entres sin tocar -¡No! ¡También se va a quedar aquí, a dormir!- vamos, que miras? Voltéate, o salte.
-No, me quedare aquí, quiero... Hablar contigo.
-De que? Es muy importante como para que no me dejes un instante, hasta que Sam se vista? Largo de aquí.
-Bien, te espero afuera Alexis.
Y escucho cómo se cierra la puerta de un golpe. Rayos, creo que me sonroje, odio que me pase eso. Me doy vuelta y me quito la sabana.
-Hey, chica, te sonrojaste... Te ha gustado, ah?
-No!, claro que no, es solo que... No -suelta una carcajada, un tanto pegajosa, y me uno ligeramente con risitas- bien me daré un baño -me dirijo hacia una puerta de la habitación, abro pero solo es un ropero- Que?
-Hey, -Dice jadeante entre risas- tienes que ir a los cuartos de baños, son mixtos -y vuelve a reírse- tampoco me gusto la idea al principio...
-Rayos, bien, prefiero pasar pena, a oler mal, me voy Alex.
Tomo la toalla y mi ropa, y me preparo para salir, cuando estoy fuera, y me doy vuelta para ir al baño veo a Will sentado en el piso, con la cabeza entre las manos, al darse cuenta que salí, se pone de pie.
-Siento haberte asustado.
Se fija en mi cuerpo, y, de mi busto baja a mis piernas... Dios mío, este hombre me sonroja.
-Por qué no te quitas esa toalla? -dice con la voz un poco más grave que la primera vez que la escuche... Que sexy, pero aun así, que le pasa?.. Pervertido, y al ver seguramente mi cara de impresión suelta una carcajada, tan gruesa, tan áspera y tan linda que me pone la piel de gallina- Te vez hermosa sonrojada.
Me agarra de la barbilla y me la mueve de un lado a otro lentamente como aprobando mi cara... Idiota.
-Sueltame, que te sucede!?
Y salgo corriendo al baño, que ni si quiera sé dónde está...
-Es al fondo a la derecha, la puerta izquierda -Dice como si me leyera el pensamiento- ¡Qué bien te ves corriendo!
Le levanto el dedo.
Intento seguir sus instrucciones, pero al darme cuenta, estoy en otro cuarto. Ese maldito.
-Hola, se te ofrece algo? -Me dice un chico un poco más alto que yo, que tiene el cabello negro, y unos hermosos ojos azules que contrastan perfectamente con su cabello- oye, creo que deberías taparte.
-Ah si lo siento, es que iba a el cuarto de baño, pero un idiota me guío mal, tu podrías decirme en donde está?
-Eh, por su puesto, oye cual es tu nombre?
-Sam.
-Sam, -repite mi nombre con delicadeza- es lindo, quisieras... -se frota la nuca- quisieras ir conmigo a la fiesta de la fraternidad? Te llevo yo...
-Si, claro, para eso quiero ir al cuarto de baño, para alistarme -me río- pero aún no me has dicho tú nombre.
-Luke, me llamo Luke.
-Gusto en conocerte -le tiendo la mano- bueno, nos conocimos extraño, pero gusto en conocerte.
-Cierto -y me muestra su lustrosa y perfecta sonrisa, fija su mirada en mí-.
Me revuelvo un poco incómoda, pero como no, si tengo la blusa a medio desabrochar y la falda a medio caer, con solo una toalla como manta, y este chico hermoso me mira con deseo.
-Bien, aún no me has dicho... Donde está el cuarto de baño.
-Oh cierto, lo siento, está todo derecho a la izquierda, no es tan difícil, estabas cerca, que linda equivocación.
-¿Que?
-Nada, por cierto, quieres que te recoja y vaya a tu cuarto, o, quieres que te espere fuera con mi auto?
-Yo, preferiría que me recogieras en mi cuarto... Es pasillo B, cuarto 246.
-Listo, gracias... Sam.
-Claro.
Y me alejo lo más rápido que puedo, sin que se vea que me quiero ya alejar de ahí, doy un último vistazo hacia atrás, está hermoso, pero no tanto como Will.

¿El amor será suficiente?Read this story for FREE!