Capítulo 9 - La fiesta I

468 35 13

LEXA

Me despierto en medio de la noche, no se que hora es así que miro en el móvil... las 3:58 AM. ¡Ugg! Con todo lo que me cuesta dormirme... Vamos a ver... Si son las 4 de la mañana y me tengo que despertar a las 7:15 como muy tarde... Tengo... 3 horas y cuarto para dormir. Me doy la vuelta, acolcho la almohada y me dispongo a dormir. De repente, siento como alguien me acaricia la espalda... me paralizo. Poco a poco consigo darme la vuelta y ahí estaba, Clarke, esto no puede ser verdad... debo de estar soñando. Aparto la mirada de ella, me pellizco los mofletes y vuelvo a mirar, sigue aquí, conmigo. La miro a los ojos, no puedo evitar fundirme en esos ojos azules tan intensos y sin darme cuenta me encuentro sonriendo mientras miro bobalicona a mi ángel.

- Hola ojitos, espero que no te importe, Anya me ha dejado pasar- me dice mientras con su pulgar toca mis labios, y ante ese roce yo me excito increíblemente rápido y de manera sobrehumana- te echaba de menos-susurra cada vez más cerca de mis labios.

- Cu... cuan... cuanto- intento formular una frase pero me es imposible ante la cercanía de Clarke- cuanto... tiem... tiempo llevas aquí...-susurro enfocando mis ojos en la boca de Clarke que se encuentra cada vez más cerca de la mía.

- Más o menos media hora, aunque si molesto mejor me voy- dice y empieza a retroceder.

- ¡No!- respondo rapidamente y ella se ríe volviendo a acercarse a mí- no molestas- vuelvo a susurrar esta vez sintiendo su respiración en mi oreja.

- Bien...- me susurra al oido. Poco a poco va acercando su boca a la mía dejando un recorrido de besos en el proceso- porque no quiero marcharme- se acerca a mis labios, puedo sentir su respiración en mi boca, nuestros rostros están muy cerca. Puedo sentir los latidos de mi corazón a mil por hora presintiendo lo que va a pasar y estoy muy nerviosa y excitada. La miro a los ojos y vuelvo a posar mi mirada en sus labios y en el lunar tan sexy que tiene justo encima de los labios. Ese lunar es la cosa mas erótica que he visto en mi vida y lo único que me apetece es besarlo y morderlo hasta hartarme de el, aunque no creo que eso ocurra nunca. Me mira a los ojos, en ese instante siento que me derrito y funde sus labios con los míos. Me esta besando, de una manera muy dulce y tierna. ¡Se siente tan bien! En este instante me siento la persona más feliz del mundo. Lo estoy disfrutando y mucho, lo único en lo que puedo pensar ahora, es en que este momento nunca termine, que se quede aquí conmigo, besándome. El beso se vuelve más ansioso y nuestras lenguas luchan para llevar el control. Rodeo su cintura con uno de mis brazos y la acerco más a mi, pegándola totalmente a mi cuerpo. Su brazo, se posa en mis piernas y empieza a ascender lentamente hacia mi centro de placer que reclama desesperadamente su atención. Nada puede romper este momento tan perfecto hasta que el despertador empieza a sonar.

O Dios mio... ¡O Dios mío! ¡Acabo de tener un sueño erótico con Clarke! Estoy peor de lo que creía... y encima ahora estoy cachonda y muy mojada. En el fondo sabía que era demasiado bonito para ser verdad. Con el calentón que tengo tendré que ducharme con agua fría. Salgo de la habitación y me meto en el baño.

Lo de la ducha fría a sido buena idea porque me siento mucho más relajada. Vuelvo a la habitación y me pongo la ropa más cómoda que encuentro en mi armario, unos vaqueros negros, camiseta de rayas de manga corta y unas deportivas blancas. Dejo el pelo suelto y mojado, cojo el móvil, la mochila y salgo por la puerta de mi habitación. Entro el la cocina, me preparo un café para llevar y salgo de casa con el café en la mano.




CLARKE

Desde que Murphy a despertado me he mantenido ocupada. En primer lugar, he conseguido comprar la discoteca Polis por una suma importante de dinero y lo he puesto tanto a mi nombre como el de John aunque el todavía desconoce ese detalle. También he contratado nuevos empleados, es decir, Niylah, Harper, Zoe, Emory y por último pero no menos importante Monty. En segundo lugar, me han llamado del psiquiátrico para informarme que mi madre ha vuelto a intentar suicidarse y que vaya a verla haber si consigo calmarla.

Hoy, Mañana, Siempre (Clexa AU) (pausada)¡Lee esta historia GRATIS!