Capítulo 17

James y yo nos quedamos mirando el mar durante unos segundos.

Tatiana: James...

James: que pasa Tatiana...

Tatiana: perdoname por lo que hice.

James: yo no tengo que perdonarte nada.

Tatiana: tengo miedo...

James: de que??

Tatiana: de volver a hacerlo.

James: no lo volverás a hacer. No pienso dejarte.

Tatiana: estoy segura de que volverá a pasar.

James: no hay otra manera??

Tatiana: quizá no haya sido del todo sincera contigo.

James: que has hecho??

Tatiana: le compre éxtasis a un tío en el parque.

James: joder Tatiana, lo tienes todo.

Tatiana: que quieres decir.

James: eres anoréxica, te drogas y te auto lesionas.

Tatiana: eres imbécil o que te pasa.

James: quizá la imbécil seas tu, porque yo soy una persona normal.

Tatiana: a que viene todo esto James.

James: a que yo pensaba que creías en mi.

Tatiana; y creo en ti.

James: no lo parece cuando no me haces caso en nada. De que te sirve decirme que no consumes para luego drogarte a mis espaldas, comer delante mía y después encerrarte en un baño a vomitar o decirme que estas bien y después cortarte las muñecas como una niña pequeña.

Tatiana: tu como sabes lo de la anorexia.

James: tu madre me lo dijo para que te ayudara, pero es imposible a ti no puede ayudarte nadie, estas loca.

Tatiana: te odio.- comencé a caminar para alejarme de el.

James: a donde vas??

Tatiana: lejos de ti.

James: no seas estúpida, como vas a volver a casa??

Tatiana: ya encontrare la forma.

James: imbécil!!!! yo me voy y te quedas sola, después no me llames porque no tienes como volver a casa.

Tatiana: tu no me haces falta estúpido.

Me fui sin hacerle caso a sus estúpidos comentarios. Estaba caminando por una calle de asfalto que tenían a un lado una escaleras pasa bajar a la playa. Recordé cuando mi padre me traía. También solía hacerlo en invierno. Sentía las ganas de llorar pero no pensaba hacerlo, ya me canse de ser la tonta del juego. No iba a permitir que me trataran como si no valiera nada. Yo valía mucho, lo sabía, valía mucho.. o quizá no, quizá no valía nada y por eso me pasaban todas estas cosas. Era un desecho social, si nadie me soportaba era por algo. Comencé a notar que me faltaba el aire. Sentía punzadas en el pecho y como cada vez me latía mas fuerte el corazón. En ese momento no me sentía nada bien y empece a marearme, me quede sentada junto a un pilar de un muelle durante unos minutos, pero ese dolor no se iba. Era como si ya no tuviera nada. Tenía el corazón roto seguro que era eso “estúpida como vas a tener el corazón roto”. Me empecé a marear y mis ojos se cerraron lentamente.

Escuchaba voces a lo lejos, eran como niños. Abrí los ojos lentamente y estaba en una habitación desconocida.

Xx: se a despertado Charlie.

TOO YOUNG || n.h¡Lee esta historia GRATIS!