DOS

85 9 2

Que mal educada eres, leíste mi carta y después la botaste. Lo que más me dio risa es que fuiste a la mesa de Nia y le dijiste que ella no evitaría que entraras.

Gatita controlate, que esos dientes pueden herir a alguien.

-Un chico burlándose de ti.

La chica de los dientes de lata¡Lee esta historia GRATIS!