En busca del miedo

231 38 25
                                                  

Hablemos del miedo, el miedo esconde nuestros mayores secretos.

Uno dice miedo, que es por miedo, que es un miedo, que parece miedo, que se tiene miedo.

La ocasión abre el telón y aparecen los encendidos ojos del espanto.

¡Por fin una pista de su nombre! Una oreja por donde agarrarlo y si es de papel prenderle fuego. Si de agua abrir sifónes, estrangularle también si respira.

Uno dice miedo y se levantan los muros, se clausuran las puertas y así, amurallado, permanezco, adentro protegido del exterior que no huye de mi porque no me conoce, a salvo de mi propia mano o de mi propia boca.

Mientras aprendo a contener la sangre, a no temblar frente la perversa maldad que con sus armas cargadas de veneno y plomo bombardea el espacio, lo contamina, lo envicia.

Entonces, todo aquello que maldigo de la vida pone a prueba la serenidad que me domina convirtiéndome en enemigo del silencio.

¿Miedo?

¿Pero porque sino de mi?
¿Que soy entonces uno de sus perfiles?

Poemario de la Cruda RealidadDonde viven las historias. Descúbrelo ahora