Capítulo 4

1.5K 120 57

Abri los ojos, encontrandome con Thomas durmiendo a mi lado. Claro, hoy era sábado y nadie trabajaba en la casa, a menos que los necesitaran urgentemente, y afortunadamente eso no había ocurrido hoy.

Bese sus labios con la intención de que despertara. Thomas abrió los ojos lentamente, y al verme sonrió y dejo un corto beso en mis labios.

-¿Cómo amaneciste?-preguntó con su voz ronca por haber despertado recién.

-Bien, ¿y tú?-pregunté sonriendo.

-Muy bien, siempre es asi mientras estes a mi lado-sonrió y me beso.

En ese momento, la puerta se abrio, y escuchamos un par de pasitos correr hacia nuestra cama, nos separamos sonriendo.

Blake saltó a nuestra cama, y se sentó sobre el abdomen de su padre, con una pierna a cada lado.

-¿Cómo amaneciste mi cielo?-pregunté, estirando mi brazo y acomodando unos mechones de su desordenado cabello.

-Ben-sonrió-¿Tedes?

-Muy bien, tambien, y más ahora que estas aqui-le dijo Thomas, tomando delicadamente su brasito y estirandolo hacia él, dejando un beso en su mejilla.

-¿Ho no tabajas?-le preguntó a su padre llevando su dedo a la boca.

-No, mi principe, hoy es sabado, asi que no trabajo-contestó Thomas picando su nariz.-Ademas, ¿Te cuento algo?

-¿Qué?

-Hoy viene la tia Ava de visita-sonrió, y Blake lo hizo tambien.

La última vez que el niño vio a su tia, fue cuando cumplió dos años, luego de aquello, Ava no pudo venir. A pesar de no verla hace mas de un año, él la seguia recordando, y cada tanto, preguntaba por ella.

El celular de Thomas sonó anunciando que tenia un mensaje, él lo tomo, contestó rapidamente y volvió a dejarlo en la mesita de luz.

-Dice que llegara muy pronto-dijo Thomas, acostando a Blake entre los dos, y acomodandose de costado para vernos a ambos-¿Vamos a desayunar?

-Si, vamos-contesté a la vez que Blake asentía.

Me senté en la cama, tenia puesta una remera de Thomas, ya que sabia que mi pequeño diablillo podia entrar a cualquier hora, y no queria que me viera desnuda. Thomas tambien se sentó, con cuidado de no tirar a Blake de encima suyo, él no tenia remera, ya que yo le habia quitado la suya.

-Esta bien, Blake y yo bajamos y te esperamos allí-Thomas se levantó, dejando al niño parado en la cama, se puso una remera y tomo al niño de nuevo en brazos, saliendo de la habitación.
Salí de la cama, me puse un short, arregle mi cabello y baje.

Al entrar al comedor, todos estaban sentados en la mesa, desayunando

-Buenos días-salude a todos mientras me sentaba en mi lugar, con mi desayuno ya servido.

Todos comenzaron una charla amena mientras desayunabamos. Y por su lado, los niños, sentados uno al lado del otro, hablaban de sus propias cosas.

Cuando todos terminamos de desayunar, una de las empleadas recogió la mesa para lavar los cubiertos usados.
Todos fuimos a ver la televisión, estábamos en pajima y a nadie nos importaba.

El timbre sonó, Thomas se levantó, dejando a Blake sobre mi regazo ya que lo tenía él, y fue a abrir la puerta.

-Thomas-escuché la voz de Ava, y al girarme, la vi abrazandolo por el cuello y a él con los brazos en su cintura, imagen que me hizo sonreir.

-Hola, Ava-sonrió Thomas.

La sonrisa se me borro, cuando por la puerta entró otra persona más.

Thomas Sangster, El Padre De Mi Hijo ~Segunda temporada de Dylan O'brien es mi..¡Lee esta historia GRATIS!