Barcelona

1.2K 151 78




Yuri despertó cerca del mediodía.


Enterró su rostro la almohada al recordar el bochornoso teatro que mostró frente a Otabek, después de haber llorado en el pecho del mayor, este se negó a dejarlo solo y lo llevo al hotel, exactamente su habitación donde Lilia lo esperaba para coordinar los horarios de su entrenamiento, más la confusión se notó en el rostro de la rusa ante la presencia del kazajo, este saludo a la entrenadora para luego despedirse del rubio.


Lilia no cuestiono y solo le tendió la hoja con los horarios para retirarse deseándole buenas noches.


Cogió su celular revisando su instagram, lo habían etiquetado en muchas publicaciones, todas con la misma leyenda.


El héroe kazajo secuestró al hada rusa.


¿Qué clase de título era ese?


Estaba en todas partes, no se sorprendería luego si su abuelo llegase a preguntarle el porqué de tan escandalosa noticia.


Con pereza se levantó de la cama se lavo la cara y humedeció su cabello, miro su ropa para luego escoger un manga larga con estampados en animal print, su infaltable casaca negra, unos jean negros al igual que las zapatillas. Miro el horario, no tenía entrenamiento hasta la noche, su estómago rugía, por lo que cogiendo las llaves y su celular abandono la habitación.


Cuando llego a la plata baja opto por ir al restaurante del hotel, el reloj marcaba cerca de las 12:30, quizás por ello la cantidad de personas era regular, opto por irse a la mesa más alejada, justo cuando estaba viendo la carta pudo oír la voz de Yuuri y Pihchit, detrás de ellos Viktor y Christoper conversaban, inmediatamente se puso la capucha intentando pasar desapercibido, sin embargo pudo ver como Yuuri le saludaba mientras que Pihchit junto con Viktor y Christopher comenzaban a caminar en su dirección.


No lo pensó dos veces cuando vio su oportunidad.


─¡Otabek! ─ Llamo cuando vio al Kazajo pasar por la entrada. El aludido frenó su avance ante el llamado del menor, Yuri se levantó de la mesa e ignorando olímpicamente al grupo que se acercaba a él llego al lado del mayor. ─¿Vienes a almorzar? ─


Al fondo se pudo escuchar la voz de Minako gritando "¡Es el kazajo!"


─Estaba a punto de salir a almorzar ─


─¿Salir? ─ El mayor alzo su casco. ─ Oh... ─


Por un momento se quedaron en silencio.


─¿Quieres venir? ─ Yuri asintió.


Ambos se dirigieron a las afueras del hotel siendo seguidos por Minako y Viktor. Otabek saco el casco que yacía bajo el asiento y se lo ofreció al rubio, subió a la moto encendiéndola.

~A.G.A.P.E~An angel gets an empty promise #PremiosKatsudon2017Read this story for FREE!