Capítulo: 5 Eres un ángel

799 109 2

Zoey.

Estoy muy nerviosa, hace tiempo que no me reúno con tantas personas, que apenas conozco, pero tengo que hacerlo si quiero estar en la vida de Karen, haré todo y dejare mi miedo en el pasado y miraré al futuro, reviso mi bolso y llevo todo ropa, traje de baño, cosas personales, teléfono, cargador, cartera y un pastel de chocolate y galletas y helado, y eso es todo salgo de casa pongo la dirección en el gps, y me pongo en marcha no vive muy lejos de mi como a 45 minutos, sin tráfico, es una casa muy bonita, me estaciono bajo las cosas respiro profundo y toco el timbre, Karen abre la puerta y veo que tiene los ojos rojos y pienso que algo malo paso.

- Que pasa todo bien le paso algo a Maxi o ha Niki.- ella niega y se me queda viendo un segundo y vuelve a negar.

- Todo bien pasa.- asiento y me lleva a la cocina a ayudarle, para hacer el almuerzo.

Una hora después.

- y que traes allí.- señala mi bolso.

- Lo olvide, traje el postre.- ella revisa lo que le pase y sus ojos se abren.

- Oh por dios, tu lo hiciste.- me río y asiento. - Puedo probar una galleta.

- Claro, mete el helado en la nevera.- asiente y lo mete y luego come una galleta.

- Creo que te equivocaste de profesión.- le da otro mordisco.- no me malentiendas eres excelente como doctora, pero esto esta delicioso.- asiento si supiera que también soy chef.

- Karen, también estudie respostera y gastronomía, ya sabes, mamá era chef así que creo que herede su talento.- ella asiente y me abraza.

- No sabes como te extrañe.- le regreso el abrazo.

- Yo también.- en eso llega su esposo y Maxi.

- Tía.- grita Maxi y viene a mi.
- cuando llegaste.

- Hola Maxi, como te siente te duele algo.- el niega y me da una gran sonrisa.- Que bueno, ahora si dame un abrazo.- hago un pequeño puchero y el ríe y me abraza muy fuerte, y si mi hijo estuviera vivo seria como el.- Hola Daniel como estas.

- Hola Zoey, bien y tu.- me da una sonrisa y yo se la devuelvo.

- Bien gracias, tienen una hermosa casa.- el asiente.

- Gracias, la encontraste fácil.- asiento.- que bueno, David no tarda en venir, fue por el vino y jugo para los peques, las chicas no vienen, tuvieron que viajar fuera del país por unos meses.- asiento.

- Cierto, lo olvide bueno será para después, ellas no son de aquí, vienen debes en cuando y pasan un par de meses, pero están planeando irse definitivamente, Por trabajo ya sabes.- asiento y en eso baja Niki tan linda como siempre, solo que se ve un poco triste.

- Ya papá llego.- se dirige a Karen y ella niega, y ella baja la cabeza.

- Nicole, princesa saluda a zoe.- ella me ve y le doy una sonrisa.

- Hola.- dice tan bajo que casi no se le escucho.

- Hola Niki, como estas.- ella no contestas solo se encoje de hombros.- Te gusta el chocolate.- ella me mira un segundo y se encoje de hombros otra vez. - Pues espero que si porque traje un pastel y galletas.- ella aun no hace nada y siento que tal vez mi presencia le molesta.

- Galletas, yo amo el chocolate.- dice Maxi y yo me río por su emoción.

- Si, pero después de almorzar comes todas las que quieras.- el salta y va donde Niki y le dice algo al oído y ella asiente. Se abre la puerta y entra David.

- Hola, perdón por el retraso.- dice Niki corre y lo abraza. - hola pequeña.- besa sus mejillas y ella ríe y yo me siento mal por no tener a mi bebé, y una lágrimas sale de mi ojo y la limpio antes de que alguien me vea.

- Vamos a almorzar.- voy con Karen a la cocina a servir la comida.- Estas bien.- no, no lo estoy, se que me pregunta porque me vio, así que le doy mi mejor sonrisa.

- Si estoy bien, vamos.- servimos y comemos en el jardín después llevamos a las cosas a la cocina y volvemos a salir.

- Bueno que tal si vemos alguna película, mientras comemos pastel, galletas y helado.- entramos y llevamos todo a la sala y nos acomodamos, Karen con Daniel en un sofá y Maxi en el piso frente a el y David y yo en otro y Niki en el piso frente a nosotros.- Creo que esta película te va a gustar zoe.- yo la miro y ella me da una sonrisa burlona, pone play y cuando veo lo que es.

- No, Karen no.- ella me guiña el ojo y se ríe, o por dios son vídeos de nosotras, cuando Eramos niñas, que vergüenza, pero recordar todo eso me pone muy triste, ver a mis padres, sus padres, su abuela, es muy intenso y no quiero llorar, salgo de mis pensamientos cuando alguien me toca el brazo.

- Eres un ángel.- me dice Niki con un brillo en sus ojos, yo veo la pantalla y es cuando nos disfrazamos. - Papá ella es un ángel.- el la mira.

- Peque, es solo un disfraz, te acuerdas cuando te disfrazaste de conejo.- ella asiente y me mira. - es solo un disfraz.

- No eres un ángel. - me dice y sus ojos se cristalizan.

- No, Niki.- ella llora y ya la abrazo y seco sus lágrimas. - Sabes, una vez mi mamá me dijo que los niños son los pequeños ángeles que mandan a la tierra, para alegrar la vida de los adultos, pero que cuando crecen les toca a ellos cuidar a los nuevos ángeles y enseñarles todo.- ella asiente ya calmada. - así que los únicos ángeles aquí son tu y Maxi.

- Pero.- mira a Daniel. - tío Dani me dijo que mamá me iba a mandar un ángel, para que fuera mi nueva mamá, entonces va a mandarme un bebé.- me río un poco y ella frunce el seño y David va responder pero me adelanto.

- Tal vez lo que tu mama quiso decir, fue que mandaría a alguien que te amara tanto como ella lo hace, para que cuidara de ti.- ella asiente.

- Tu. - dice y todos la miran esperando a ver que dice.- tu me Amarías a mi aunque no fuera tu hija.- todos abrimos los ojos como platos.

- Claro que si, eres una niña muy inteligente, hermosa y alegre, no te conozco mucho, pero ya te tengo aquí.- señala su pecho.- Igual que Maxi están aquí en mi corazón.- ella me mira.

- Papá, ella puede ser.- la interrunpe antes de que diga algo que no debe.

- Hija las cosas no funcionan así.- ella frunce el seño.- Los adultos somos.- lo interrunpo.

- Tontos.- dice y todos me miran.
- Que fue lo menos fuerte que pude decir.- Karen se ríe y Daniel igual, el bufa y me río también.

- Creo que ya es tarde y necesitan ir a dormir pequeños.- ellos asienten y Dani y el los llevan a acostar.

Buscando un ángel.¡Lee esta historia GRATIS!