Narra Brenna.

Una vez la rutina volvió, temprano en el trabajo, Zayn tomando whisky como si fuera café, y al final del dia yo en casa a las cuatro de la tarde, la diferencia era que ahora Brooke era parte de nuestra rutina diaria, otra cosa es que tengo que verle la cara a Kathia todos los días a la misma hora, aunque ya no me enoja tanto, poco a poco lo estoy superando, después de todo necesitaba esa ayuda. Llegaba a casa y pasaba tiempo con mi hija siempre y cuando ella no este dormida, juego con ella, le doy de comer, a veces salimos por una hora, y esperamos a Zayn antes de se vaya a dormir.

En esta ultima semana Zayn estuvo llegando mas tarde de lo que me gustaria, Brooke se duerme y yo solo espero por él, lo cual me recuerda que no es la primera vez que hago algo como esto; muchas veces me he quedado dormida, lo que me deja pensando es: por que llega casi borracho?, y con ropa de trabajo, no quiero pensar que esta con otras mujeres, en realidad no lo hago, porque sé que no es así.  Lo he estado observando, y me doy cuenta de que se esta volviendo adicto y eso me preocupa, he intentando hablar con su padre y saber si se ha dado cuenta de ello, porque incluso en el trabajo lo veo beber. Justamente ayer cuando iba a su oficina a buscar un contrato que él tenía que leer, lo encontré en el pasillo escondiendo entre su americana una botella pequeña de smirnoff vodka, no dije ni hice nada, él no sabe que lo vi, lo que sí hice fue registrar su oficina cuando no estaba y como era de suponer una caja de cigarrillos estaba entre sus cajones, por supuesto me deshice de ellos.

Eran las siete de la noche y Zayn aun no llegaba a casa, estaba durmiendo a Brooke en su habitación, tenía pensado llamar a Kathia y buscar a Zayn donde se que este, no iba a llamarlo solo para que el me diga que esta bien, sabiendo que no esta ni cerca de estarlo.

Luego de haber dormido a mi pequeña princesa, baje hasta la sala en busca de mi movil pero me vi interrumpida cuando escuche el sonido del timbre, sin pensarlo fui a paso rápido hasta la puerta, quizás es Zayn que no pueda sostenerse por sí solo y esta tocando la puerta para que lo ayude. Descarte de inmediato el pensamiento al ver de quien se trataba, casi me caigo al ver a Emma parada frente a mi, la misma que planeó junto a James torturarme. Miedo, asco, y enojo era lo que sentía en este momento, estaba sorprendida, no esperaba verla, pero me impresionó mas su vientre inflado, estaba embarazada.

"Hola Brenna, tiempo sin verte"- dice ella con esa estúpida sonrisa tan desagradable en el rostro.

"Que, qué haces aquí?"- le pregunto. Desde ese día que vi a James en mi boda, no volví a pensar en ello, lo mantuve lejos de cualquier pensamiento y verla a ella en la puerta de mi casa no ayuda en nada.

"Necesito decirte algo"- dice haciendo puchero. Se ve tan ridícula tratando de parecer tierna con tal gesto.

"Qué es tan importante como para dejarte entrar a mi casa?"- le digo sin apartar la mirada de ella ni un segundo.

"Es sobre Zayn"- tan solo escuchar el nombre mi esposo hace que quiera saber de qué se trata. Lo pienso muy bien pero antes de dejarla entrar, le cierro la puerta en la cara y busco mi navaja para luego mantenerla en mi bolsillo, uno nunca sabe de lo que esta loca es capaz.

"Que sea rápido"- le digo dejándola pasar, nos adentramos a la sala y tomamos asiento en el sofá, una frente a la otra, ni de broma voy a sentarme junto a ella.

"Escúpelo"- mascullo

"Bueno no se como te vayas a tomar esto cariño, solo quiero que sepas que quise decírtelo yo porque sé que él no podrá hacerlo"- dice ella acariciando su panza. Cariño?, no le queda nada de cordura a esta chica, creo que apenas sabe de que esta hablando.

Scape | Z.M ©¡Lee esta historia GRATIS!