Infancia-Adolescencia

3 0 0

Termine primaria y el cambio fue rotundo, tenia que irme lejos de mis padres a estudiar, esto a mi me parecía horrible, me dolía mucho tener que irme. Me fui a estudiar la secundaria en un poblado llamado saretepre, donde vivía mi tía, cuando recién llegue no me acostumbraba para mi era lo peor, poco a poco me fui adaptando, en el primer año, mama iba por mi cada fin de semana y yo esperaba con ansias los fines de semana, después el llegar a casa de mis padres se me hacia tan aburrido, porque la verdad fue muy grande el cambio, mis padres muy fríos conmigo, en cambio con mi tía encontré cariño, comprensión y amor. Mis padres nunca se interesaron en que me había falta, como iba en la escuela, nunca tuve apoyo de ellos, a mi me encantaba estudiar, creo que mas que nada eso me llevó a tomar impulsos y seguir adelante. En el segundo bimestre reprobe una materia y recuerdo que mi madre, me dijo tantas cosas feas, que no servía para nada, que para que seguía estudiando, yo creo que esas palabras nunca se borran de nuestro cerebro, te marca para siempre, y ella lo logro.

Una Historia Muy Inusual¡Lee esta historia GRATIS!