[Parte 12]

13.4K 608 188

[Nota de la autora: Esta parte toma lugar justo después de mi fanfic "Solamente una noche"

Antes de que comience la hilera de comentarios "Lo friendzoneo" por favor, tomen en cuenta de que ellos son mejores amigos, y al menos yo siento que una relación no es buena si tu pareja no es de igual manera tu mejor amig@. Marinette veía de esa forma a Adrien, y ella incluso le da prioridad a ese status que al status de pareja.]

Marinette abrió los ojos, por unos segundos la confusión invadió. ¿Qué diablos le había pasado? Sintió como una mano acariciaba su hombro. Oh no. Cerrando los ojos se dio la vuelta, abriendo uno para ver si la persona que estaba a su lado era quien ella creía.

Adrien le sonreía animadamente, mientras una de sus manos acariciaba ahora la mejilla de la joven.

- Buenos días, hermosa – dijo él mientras se acercaba a ella para darle un beso.

Marinette correspondió instintivamente, pero se alejó con una sonrisa incómoda. ¿Qué acababa de hacer? Sí, no había tomado tanto la noche anterior, al menos no estaba ebria, pero había incitado a su mejor amigo a acostarse con ella. ¡Qué diablos! Saludó a Adrien y se puso de pie para recoger su ropa, era tan vergonzoso que él tuviera que observarla de esa forma.

- ¿Te vas tan pronto? Desayuna conmigo

- Adrien, creo que es mejor que me vaya...

Marinette miró al joven quien se encontraba aun sentado en la cama, su miembro cubierto solamente por su sábana. Su hermosa sonrisa tímida, sus bellos ojos, su cabello despeinado, torso bien definido, brazos fuertes, piernas... Bien parecía un dios griego, pensó. Marinette sonrió, pasara lo que pasara la noche anterior, no podía decirle que no a su mejor amigo.

Adrien se levantó, dándole la espalda a Marinette, quien se mordió el labio mirando la parte posterior de Adrien. El joven se apresuró a ponerse ropa interior y unos jeans, para luego acercarse a Marinette, abrazarla por la cintura y besarla por un largo rato.

- Báñate si quieres, yo iré a preparar el desayuno.

Marinette había notado el cabello del rubio un poco mojado, se había bañado antes que ella despertara, y de igual manera llegó a acostarse junto a ella. Se metió a la ducha, dejando que el agua tibia mojara su cuerpo, y nuevamente se preguntó. ¿Por qué había hecho eso? Se había prometido a sí misma no meterse con Adrien, no sabía que tan bien podría ir esa relación, ¿y si algo salía mal? No podía permitirse perder a su mejor amigo. Además, tenía pánico a una relación seria. Desde Nathaniel que no tenía una relación formal con ningún hombre. ¿Y ahora con Adrien? Él mismo le había confesado que quería pasar el resto de la vida... Un escalofrió recorrió el cuerpo de Marinette. No estaba lista para tanto.

Tomó un par de boxers de Adrien y se rio. Se había quedado a dormir tantas veces en casa de él, pero jamás había pasado nada. Muchas veces de emergencia por el trabajo tenía que quedarse de improvisto, sin ropa para el día siguiente, utilizando la ropa de él. Tomó una de sus camisas y se la puso, sin embargo sabía que los pantalones eran fuera de lugar, ya que le quedarían demasiado grandes.

Se dirigió al comedor, adonde el joven la estaba esperando con dos platos en la mesa. Se acercó a ella, alejando la silla para que ella pudiera sentarse, y acercándola a medida ella se sentaba. De esta manera, se sentó a lado de Marinette, dándole otro beso de buen provecho. ¿Qué diablos le pasaba a Adrien? ¿Así trataba a todas las mujeres con quienes dormía? No había duda que más de una terminaría enamorándose de él.

Marinette rio nuevamente recordando el día que una mujer salió del cuarto de Adrien, mientras ella preparaba su desayuno. La oficina quedaba más cerca de la casa de Adrien, y Marinette había salido tarde. No quería conducir hasta su casa, así que decidió quedarse con Agreste, en uno de los cuartos de huéspedes, sin embargo no sin avisarle al joven (como era costumbre, utilizando la llave que ella tenia), quien había salido esa noche a celebrar. La mujer miraba a Marinette sorprendida, y Marinette parecía que se quedaba muda de la vergüenza. Adrien bajó poco después, para ver el escenario sin saber cómo reaccionar.

Más que una noche [Miraculous Ladybug Fanfic]¡Lee esta historia GRATIS!