Capitulo 104.

62 5 2

Alguien carraspea la garganta cuando yo termino de hablar y me sobresalto del susto. Louis empezó a mirar por todo el lugar y sus ojos se fijaron al frente. Me daba miedo hacer lo mismo, tenía terror de que sea esa persona quien haya escuchado todo eso… Y todo ese temor se confirmó cuando vi a Harry con una bolsita de Starbucks parado enfrente de mí.

-Perdón, yo no…-Empezó a decir nervioso, y revolvió su cabello.- Yo no quería interrumpir… Supuse que Louis estaría aquí y…

-Está bien, Harry.-Lo interrumpió Louis y se levantó suavemente.- Los dejaré hablar.

Antes de irse, Louis me abrazó con mucha fuerza y yo volví a susurrarle un “gracias”. Le dio a Harry una palmada en el hombro y finalmente se retiró.

Aun no miraba a Harry a los ojos. Me daba vergüenza, temor y tristeza. Éste se sentó a mi lado y empezó a sacar las cosas de la bolsa de Starbucks. Con tan solo sentir el aroma de un brownie me hacía ruido la panza, a pesar de que ya había tomado dos chocolates en lo que iba de la mañana. Me acurruqué más a mi manta, y cuando lo hice a Harry se le cayó un café al suelo. ¿Qué hicieron con el Harry seguro y vivaz que conocí hace casi un año atrás?

-Te ayudo.-Dije levantándome y recogiendo el café. Ya casi no quedaba nada, así que volví a sentarme y lo dejé a un lado. Harry tiritó antes de dejar la bolsa en medio nuestro.- ¿Tienes frío?-Le pregunté y éste asintió. Estiré mi manta y nos envolví a los dos mientras comíamos brownies y cookies. El silencio sí que era incómodo, y se me ocurrió una manera de romperlo-: ¿Por qué me levanté en tu habitación?

-Louis te recogió del callejón, y yo conduje hasta el hotel.-Contestó éste mirándome a los ojos. Era la primera vez que lo hacíamos desde que habíamos discutido anoche, y sus ojos verde esmeralda me penetraron como rayos x.

-Gracias.-Fue lo único que se me ocurrió decir y desvié la mirada.

-Fue muy lindo lo que le dijiste a Louis sobre mí…-Empezó con voz temblorosa, yo solo miraba mis manos.- Ojalá me perdones alguna vez por ser tan estúpido.-Dijo éste mirando adelante ahora. No sabía qué responder, estaba paralizada por todo.

-Harry, yo…

-Sé que Louis te contó la historia.-Me interrumpió hablando muy serio.- Me sentía distante de ti porque me comía por dentro verte con Max. Sé que solo saliste una vez y como “amigos”, pero entiende.- Agregó antes de que yo pudiera replicar.- Me dolía no tenerte conmigo, y no sabía que más hacer. Las relaciones nunca funcionan conmigo, y desde que estamos juntos que excluí esa idea de mi cabeza… Pero hace quince días que estoy saliendo todos los fines de semana, y exactamente en todos estuve con Taylor. Sí, la besé más una vez.

No me permitía llorar porque no quería hacerlo en frente de él. Simplemente respiré hondo y me tragué el nudo que estaba por explotar en mi garganta, y esperé a que él continuara. Sin embargo, no lo hizo.

-¿Vas a decir algo?-Preguntó nervioso e inseguro.

-¿Te acostaste con ella, Harry?-Pregunté con un hilo de voz, intentando por milésima vez en la mañana en no llorar.

-Sí, me acosté con Taylor.

Me levanté de un golpe de la indignación y dejé estallar el llanto. No podía con esto, no podía más… Necesitaba golpear algo o a alguien ahora, pero yo no hacía eso, no era tan agresiva… ¡Plaf! Planté una bofeteada en la mejilla de Harry, y vi mis dedos marcados en ella. 

-¿Cómo pudiste?-Dije entremedio del llanto.- Tanto extrañé tenerte conmigo estando en Londres y tu teniendo sexo con Taylor, pero claro, yo salía con Max. ¿Sabes las veces que lo negué? ¿Las veces que me aguanté no llorar por como él te describe? “Mujeriego, tarde o temprano todo terminará…” Y yo me negaba a escuchar todo eso. Porque confiaba en ti, y todo lo que hiciste por mí nunca nadie lo hizo. Pero creo que fui demasiado estúpida en pensar en… En una vida junto a ti, porque te amo y me costará cambiar eso.

Estaba dispuesta a irme cuando él me toma del brazo. Sin ganas lo veo a la cara con ojos llorosos y ocultando sollozos, y veo que él también los tiene muy vidriados.

-¿Sabes que me dijo Brenda él día que te desmayaste?-Me dijo, y mi cuerpo empezó a temblar. Por el nombramiento de mi mamá y porque la mano de Harry también temblaba.- Que tú no lo admitías, pero nunca puedes dejar algo que de verdad amas. Me hizo prometer que te cuide y que nunca te deje sola, y me siento una basura por no cumplir con mi promesa.

******

Este es el final de la novela. Va a haber una segunda, mucho más potente y fuerte. Espero que la sigan, voten y comenten. De verdad amo el personaje de Sam y como es su personalidad, como también la historia que tiene y tendrá con Harry. Gracias!

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!